Opinión

Todavía en casa

jueves, 14 de mayo de 2020 · 13:38

Twitter: @JLUIS_CUEVAS

Han sido prácticamente 2 meses de estar a la espera, de querer entender esta sensación de insatisfacción, también 62 días de ayuno, de resiliencia y de valoraciones. Lo había escrito hace dos meses, aquella atajada de José de Jesús Corona al penal cobrado por Emanuel Aguilera es y será nuestro estandarte, al final del día, nuestra soberbia nos hacía pensar que teníamos derecho a todo, que lo merecíamos todo.

Hoy, el mundo y nuestra geografía nos indica que tenemos derecho a futbol alemán vía satélite, sólo eso.

Éramos unos antes y seremos otros después del Covid-19, virus que seguramente en la reflexión nos lleva a la asimilación de lo que será este fin de semana, donde la Bundesliga con un Clásico Alemán enmarcará el regreso del futbol mundial, ni en los mejores sueños la industria habría reclamado tanto un Borussia Dortmund – Schalke 04. Tuve que recurrir a volver a abrir una App que hace más de 2 meses que no abro, para confirmar la hora del juego en México (8:30 hrs), no es para menos.

Podrías leer: Campeonas mundiales de futbol femenil del '99 tendrán película en Netflix

Esto está mejorando, señalan todos, sobre los que ya lograron aplanar la curva de un virus que nos ha venido a regresar lo poco de cavernícolas que teníamos, seguramente no en todos lados será igual y algunas situaciones negativas vendrán, pero será tanto nuestro optimismo que sabremos entenderlo todo, valorar el contacto físico entre 22 sedentarios y un esférico nómada que en la medida que pase todo, será más común su condición. Al final celebraremos todos, estarán los que festejen un gol, los que se asombren por los gritos y los gestos de 22 futbolistas que seguramente lucirán “desencanchados”, los que reirán frente al televisor a manera de esperanza y los que al menos por el puro gusto de salir de la rutina, saldrán de la cama un sábado por la mañana, el motivo quizá sea lo menos importante.

Vendrán semanas de evolución donde la enfermedad pegó primero, aquí, tendremos que ser más cuidadosos y no forzar nada, después de todo, la misma estadística y su lógica indican que no es tiempo de volver, por si fuera poco, nuestra extensión territorial y poblacional exige mayor mesura. Será en las primeras 5 semanas de actividad en Alemania, y las primeras en España, Inglaterra e Italia cuando nos alegremos porque la función vendrá de a poco, después vendrá la realidad, la que pegué a la industria, de momento, recuperar cualquier ingreso será positivo, al menos por Derechos de Televisión.

Te podría interesar: Zague dice que él sería el Michael Jordan del América

No miento si expreso mi emoción por despertarme este sábado por la mañana, también, y aceptando las circunstancias especiales de dicha hazaña, extrañaremos el festejo del consumidor, la sal y la pimienta del jugador: el público. Será muy difícil congeniar sin las aficiones, marcar y correr a una orilla de la esquina para celebrar ¿Con qué fin? Lo más sensato, más que nunca, será buscar una cámara, en una de esas, quizá ni el abrazo del compañero llegue. Parece una carta de desamor, y no quiero confundirlos, quería situarlos en la realidad que viviremos, esa que seguramente durará el resto de este caótico 2020. Muchas veces menos es más, y eso en México tenemos que entenderlo, ya vendrá el momento de la reconciliación del balón y su afición, de momento, no queda más que levantarse temprano el sábado y agradecer los motivos de “un deporte que enciende pasiones y un sinfín de emociones”, TODAVÍA EN CASA.