Opinión

Claves para mejorar la cultura en Puebla II

La cultura bien dirigida es una gran herramienta para conseguir la anhelada reconstrucción de la ciudadanía tanto en lo social como en lo psicológico.
jueves, 30 de septiembre de 2021 · 19:18

Es preciso continuar con lo desarrollado en mi pasada columna: las Claves para mejorar la cultura en Puebla, pues estamos a quince días del cambio de estafeta en los gobiernos municipales de Puebla.

La Cultura bien dirigida es una gran herramienta para conseguir la anhelada reconstrucción de la ciudadanía tanto en lo social como en lo psicológico; lo que otros llaman: reconstrucción del tejido social.

Ojo, no hablamos de apostar por proyectos con discurso ideológico muy dirigido; eso sería una especie de Cultura panfletaria. Y es que no se trata de darle dinero al artista por dárselo, pues los Institutos de Cultura no son beneficencia pública y todo dinero público debe justificarse y vigilar su uso ante las áreas pertinentes.

Se trata, simplemente, de trazar políticas culturales que tengan en claro: desde dónde se parte y hacía dónde se quiere llegar.

Políticas culturales que no le den de comer al artista por tres o seis años, más bien que lo ayuden a impulsarse y consolidarse para que, después con las políticas generadas, sea capaz de vivir de la Cultura sin necesidad de tener que dedicarse a otra labor ajena a su profesión artística.

Para lograr esto, el gestor cultural tendría que conocer o tener noción de las cifras que maneja la SEDESOL sobre las Zonas Atención Prioritaria y los números que arrojan las Encuestas Culturales: la Secretaría de Cultura Federal (en coordinación con el INEGI) solía hacer unas y recientemente, en plena pandemia, la UNAM realizó una Encuesta bastante interesante; sería importante que cada Estado y Municipio generara la propia, donde se realizaran preguntas como: ¿cuántos espacios culturales independientes existen?, ¿cuántos de esos espacios están dados de alta legalmente?, ¿cuántas compañías artísticas existen y cuál son sus vocaciones?, ¿cuántos escritores existen consolidados y en formación?, ¿cuántas editoriales, librerías y bibliotecas existen?; y otras tantas preguntas más que podrían ayudarle al gestor cultural de gobierno a conocer, comprender y entender mejor el tipo de políticas culturales que tiene y debe emprender para conservar y fomentar la vida cultural de Puebla.

Otra de las cosas por las que deben apostarse y donde la pandemia del COVID19 demostró un gran vacío: generación de memorabilia videográfica de los eventos culturales realizados en Puebla a lo largo de los años: ¿por qué no se exhibió en una plataforma digital y en las señales oficiales del Gobierno Estatal los diversos conciertos, obras de teatro, conferencias y demás eventos que se han realizado en Puebla en sus pasados Festivales? Por ello, es necesario contar con el equipo para grabar cada espectáculo y/o evento que se realice, pues dicho ejercicio podría servir para replicar proyectos exitosos en CDMX como: la Cultura a tu pantalla.

De igual forma, sería necesario ampliar el alcance de los artistas y foguearlos con otros públicos, por ejemplo: a los artistas con trayectoria muy reconocida habría que enviarlos de giras nacionales e internacionales; a los que están en vías de consolidación, crearles un circuito  giras estatales y nacionales; y a los que están en formación, organizarles giras intermunicipales; y de igual forma, explotar la presencia de artistas internacionales y nacionales: presentarlos en plazas públicas, en teatros o recintos cerrados y llevarlos a escuelas. Eso sería una auténtica política incluyente y cubriría demasiados círculos sociales.

También sería importante implementar el cobro de algunos eventos culturales realizados por el gobierno, tal y como pasa en CDMX y otros Estados. Ello fomentaría la valoración/comprensión de lo que implica realizar un evento cultura y sería una forma de ir creando eventos autosustentables.

Es necesario que cada festival, cada recinto y/o agrupación cultural perteneciente a las Instituciones Gubernamentales de Cultura apuesten por la creación de un vínculo emotivo con el usuario/consumidor, de tal forma que cuando su existencia peligre, la sociedad sea quien defienda su conservación.

En fin, hay mucho qué mejorar y cambiar de raíz. Y, considero estamos en el momento adecuado.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @AlfiePingtajo

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.