Opinión

Sigamos disfrutando del vino mexicano

El Valle de Guadalupe se ostenta como la zona de vinos más importante de México y no hay duda de esta hegemonía.
viernes, 9 de julio de 2021 · 13:48

Amante del Buen Comer®

Como ya lo platicamos en nuestra crónica anterior, el Valle de Guadalupe se ostenta como la zona de vinos más importante de México y no hay duda de esta hegemonía.  Más de 200 viñedos conviven en esta hermosa región del país, donde mar y tierra se unen, para vanagloriarnos con alimentos espectaculares de ambos entorno, de la mano de una cantidad y calidad de uvas diversas, capaz de saciar a cualquier paladar. Sirva esta segunda entrega para continuar compartiéndoles el maravilloso viaje que tuve la oportunidad de realizar.

Monte Xanic 

Una de las casas vitivinícolas más famosas de México abre sus puertas a sus comensales para poder conocer sus hermosos viñedos, sus lindas instalaciones y deleitarnos con degustaciones de sus vinos más representativos. Aquí, además del rico momento, disfrutamos un Savignon Blanc Viña Kristel del 2020, maravillosamente fresco; un Syrah Cabernet Sauvignon de 2015, de elaboración exclusiva para la bodega, firmado por Hans Backhoff (enólogo y fundador de la casa) que por sí solo no requiere mayor presentación que la de ser uno de los consentidos y de ahí su exclusividad; cerrando con un Grenache 2020 que, para los que somos amantes de los rosados, es una delicia que hay que probar.

Bruma 

Una de las cavas que más me gustó, no solo por su increíble arquitectura (con un árbol interior que se abre hasta la parte alta del viñedo) sino por su historia y constitución fue Bruma. Iniciando como una aventura de 8 amigos, que después se amplió a 13, Bruma abre sus puertas de cava, viñedo y restaurante (Fauna) para deleitar a todos los que la visitamos. Sobre sus vinos, todos ellos bastante buenos, mi favorito fue el vino de la casa o Barbera, rosado, amable y agradable para una rica tarde.

Frida’s 

Uno de los lugares de moda del Valle es Frida’s que, como su nombre lo indica, está inspirado en la artista y sus obras. Moderno, con un ambiente que incita a la fiesta y la buena plática, Frida’s ofrece además una carta de alimentos que combinan bastante bien con su cava. Ahí nuestra elección fue el tinto más famoso que tienen, Diego, que, acompañado de la tabla de quesos y unos fabulosos aguachiles negros, hicieron de la tarde un gratísimo momento.

Respecto de la experiencia gastronómica aquí algunos lugares más que sumo a mis sugerencias de la semana pasada:

Fauna 

Restaurante de la vitivinícola Bruma, al igual que esta, su carta es espectacular. Presentaciones de mar y tierra desfilan entre las mesas del hermoso lugar abierto, rodeado de la vegetación bajacaliforniana. Aquí la comilona fue bárbara y destaco de entre ella, al pulpo con frijol y chicharrón, perfectamente cocinado haciendo gala de las maravillas de la península; el rib eye, imponente, amable y delicioso, y; los sopecitos que abrieron deliciosamente el festín.

Robleza 

Restaurante de la Viña de Liceaga, es un lugar bellísimo, arropado por un enorme roble que da sombra a las mesas al costado de los viñedos. La cocina de campo que ofrece es de temporada, con un excelente servicio y una frescura en cada trago y bocado que definitivamente vale la pena. Asistimos en el desayuno y si bien todo estuvo muy rico, las mermeladas caceras, acompañadas de frutas, fueron mi sensación, pues cada una de ellas denostaba con garbo las notas de sus ingredientes y permeaban al paladar plácidamente.

Bar Bura 

Otro de los lugares de moda del Valle es este lugar, ubicado dentro del viñedo de Cuatro Cuatros. Con una vista privilegiada e inigualable directa al mar, rodeado del viñedo y abierto de par en par, el lugar ofrece además alimentos de la más alta calidad. Entre mis destacados está el aguachile, que con su frescura abrió el apetito dignamente; así como el rib eye, bien preparado y delicioso.

Finca el Mirador 

La espera a la llegada de mis amigos hizo de esta escala una grata sorpresa gastronómica. Acompañados de cervezas con simpáticos nombres como el de la “vaquita marina”, la comida de este lugar me sorprendió gratamente. De ahí mi favorito fue el aguachile, fresco, rico y penetrante.

Sano’s

Por sugerencia de mi amigo oriundo de la Baja, asistimos a Sano’s y, definitivamente, la propuesta estuvo bien fundamentada pues, cada bocado valió toda la visita. Mis favoritos del lugar fueron el rib eye que estaba espectacularmente preparado, tierno, suave, con su fortaleza en el sabor; los ostiones, perfectos, grandes y deliciosos; y el tiradito, que con su frescor, nos deleitó a todos los que lo probamos.

Grill 240 

Ubicado fuera de las áreas vitivinícolas de Ensenada y más bien dentro de la ciudad, este Grill ofrece a sus comensales una variedad de tacos increíble y deliciosa, que, tristemente para el tamaño de mi estómago, tuve que limitarme a unos pocos, de los cuales mis predilectos fueron el de pulpo pastor, con su piña y cilantro como los buenos chilangos y, el clásico de la zona, el gobernador.

Lupe 

Ubicado dentro del viñedo Altozano y como alterno a su restaurante principal, Lupe es un lugar que abre a la cotidianeidad acompañada del glamour de los vinos. Las tortas son su especialidad, la mía, de salchicha estuvo bastante correcta. Sin embargo, mi favorito fue un elote tatemando, tierno y maravilloso.

Queridos amantes, he sido bastante escueta en mi crónica y pido disculpa por ello, pero entenderán que el espacio es corto, la comilona grande y las ganas de compartirles sobre más lugares siempre está presente. Espero que, a pesar de lo reducido de mi entrega, esta pueda servirles por si en algún momento deciden visitar este hermosísimo lugar, otra de las maravillas de nuestro México mágico.

¡Salud y Buen Provecho!

Amante del Buen Comer®

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @adelbuencomer
 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.