Opinión

Humanizar al trabajo a distancia

La cereza del pastel, del trabajo a distancia, fue que los patrones ya no entendían de horarios, días inhábiles ni límites: “Mándaselo ahorita, al fin que está en su casa”.
martes, 30 de marzo de 2021 · 17:36

Una de las consecuencias no planeadas de la pandemia fue la explosión del trabajo en casa o del trabajo a distancia (que no necesariamente es lo mismo). Al inicio hubo más optimismo que cautela. Las personas podían pasar más tiempo con sus familias (confinadas o no) y sobre todo en ciudades altamente congestionadas, como la CDMX o Nueva York, sentían que el tiempo les rendía más (de nuevo, sin muchas cosas por hacer, por la circunstancia sanitaria). A nivel macro, las organizaciones se dieron cuenta de que mucho del trabajo se podía realizar sin tener contacto presencial con los empleados, y que trabajar por objetivos más que por horarios, era más factible de lo que muchos pensaban.

Luego vino el lado desagradable de esta situación: borrar la separación entre el espacio laboral y el personal trae consecuencias en la salud mental de muchas personas; para quien tenía que encargarse de la educación a distancia de sus hijos, fue especialmente desafiante y los resultados parecen tener rendimientos decrecientes; para algunos trabajadores, representó un costo adicional porque tuvieron que adquirir y mantener herramientas tecnológicas que hicieran posible el home office, y el gasto de operación en su propia casa, si lo multiplicamos por el número de trabajadores, representó un ahorro enorme para las organizaciones en materia de gasto de oficinas. La cereza del pastel fue que los patrones ya no entendían de horarios, días inhábiles ni límites: “Mándaselo ahorita, al fin que está en su casa”. Es fácil ver lo malo de esa instrucción, con todo y el tono despreocupado.

Quizás sea por todo esto que el trabajo a distancia ha sido redimensionado como un estado transitorio que se normalizará poco a poco, como la interacción social en general, pues sigue teniendo más vigencia Aristóteles y su afirmación de que el ser humano es sociable por naturaleza, que algún catastrofista de segunda fila que escribe artículos en revistas de moda.

Hicieron dos encuestas en la firma KPMG, una de las más grandes del mundo. La primera, durante el primer y más estricto confinamiento (marzo - abril de 2020), y el 69% de los entrevistados creía que el trabajo a distancia había llegado para quedarse, además de que los espacios de oficinas se reducirían permanentemente, porque muchos nunca volverían a sus cubículos. Luego de un año, la encuesta se repitió, y el porcentaje se redujo al 17%. Hoy, una amplia mayoría cree que lo que era una gran oportunidad o un catalizador inevitable para la desaparición de espacios colectivos de trabajo, no es tal. Además, Jane Fraser, la nueva CEO de Citigroup, declaró que había que hacer un borrón y cuenta nueva en las reglas del trabajo en casa; como primera medida, ha declarado los viernes “libres de reuniones por zoom” dentro de su organización. La humanización del trabajo a distancia. No es un mal punto de partida.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @AnaCecilia_Rdz

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.