Opinión

¡Sigamos bebiendo café de especialidad!

Estos son dos beneficios que aporta el consumo de cafés de especialidad.
viernes, 22 de enero de 2021 · 14:52

Amante del buen comer®

Como lo platicamos en la entrega anterior, el café de especialidad tiene un sin número de beneficios. El primero de ellos tiene que ver con la experiencia y disfrute obtenido al beberlo y la complejidad de aromas y sabores que tienen los cafés con esta clasificación[1]. Sin embargo, en aquella ocasión quedaron pendientes más beneficios y sabiendo que muchos de mis queridos amantes del buen comer son amantes del buen café, aquí seguimos platicando de esta deliciosa bebida.

Nuestro experto en el tema, Matías Durán, refiere que después de la experiencia sensorial, el aspecto socio-económico es el segundo beneficio que aporta nuestro consumo de cafés de especialidad. El precio de café mundial toma la referencia del commodity en el mercado de los Estados Unidos pero lamentablemente ese precio está por debajo de lo que cuesta producir un kilo o libra de café. Esto ha hecho que quien produce café comercial, no puedan obtener utilidades ni mejore su calidad de vida. Según datos del Coneval, el 93% de los 483 municipios que producen café en México, tienen entre el 50% y el 100% de su población en condiciones de pobreza. Y no es para menos, en el último año la libra de café ha promediado $1.23usd (Nasdaq). Lamentablemente, nos comenta Matías, que estos son los precios que pagan las grandes compañías y cadenas de café, sin que nosotros como consumidores lo sepamos.

Consumir café de especialidad, es demandar café de esta calidad, es pagar precios justos y es incentiva su producción. El precio del café en verde, en finca, de calidad especial tiene un rango muy amplio, pero en México podemos encontrar cafés especiales desde los $80 pesos hasta los $600 pesos o más. Si además estos son de exportación, los precios pueden ser aún mayores. Por eso, pedir a nuestra barra o cafetería preferida que ofrezca café de especialidad, hará que paguen mejores precios a las familias productoras y ayudaremos a una transición entre la producción comercial a la de especialidad.

Finalmente, Matías nos comenta que el tercer beneficio del consumo de café especial es en nuestra salud. Es común que las personas que sufren enfermedades arteriales crónicas reciban la indicación de evitar tomar café, al advertirles de la supuesta capacidad que tiene para incrementar la presión sanguínea, dificultar el control de la diabetes e, incluso, desencadenar un infarto al miocardio. Sin embargo, abundantes estudios científicos realizados en los últimos años demuestran que una ingesta moderada de café (1 a 3 tazas de café en la mayoría de los estudios) no está asociada con el empeoramiento de estas afecciones y de hecho se ha demostrado que el beber café puede disminuir el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2[2].

Otra razón muy común por la que quienes gustan del café, pero lo evitan, es por la alta acidez que genera en el estómago de algunas personas. Si bien es cierto que un exceso de café puede tener esta molesta consecuencia, también es cierto que normalmente el café de baja calidad es el causante. El café de especialidad no tiene toxinas pues se recolectan solo los frutos plenamente maduros, el proceso de fermentación es rigurosamente cuidado, de lo contrario aportaría notas desagradables por las toxinas de una mala fermentación, y nunca encontrarás un café de especialidad en un grado de tueste oscuro, con lo que te evitas las toxinas de la pirolisis.

Matías cierra refiriéndonos que beber café de especialidad va más allá de una estrategia mercadológica o moda. Consumir café de especialidad es una experiencia sensorial en nuestro día a día, nos hace parte de una cadena de mejora socioeconómica y de paso nos echamos una pequeña mano a nuestra salud. Pero primordialmente, beber café de especialidad nos protege del just pick and go (tomar y llevar) y nos pone en un mood  (ambiente) para valorar y respetar el trabajo, el estudio, la inversión y el amor que productores, tostadores y baristas han puesto para que ese sorbo de café sea pleno y reconfortante.

Así pues, queridos amantes del buen comer® y el buen café, los invito a que den la oportunidad a los cafés de especialidad, a que se deleiten de su exquisitez y a qué, en la medida de sus posibilidades, lo tengan en casa para gozarlo y apoyar a nuestros productores.

[1] https://gluc.mx/opinion/2021/1/8/por-que-beber-cafe-de-especialidad-30942.html

[2] Información obtenida de Alpert, Joseph S. “Hey, Doc, Is It OK for Me to Drink Coffee?”. The American Journal of Medicine, Vol. 122, No. 7, Julio de 2009.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @adelbuencomer o en su Facebook: Amante del buen comer®

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.