in

Un vecindario en Estados Unidos se une para regalarle a un niño con cáncer terminal su última navidad

Todo el vecindario de Colerain Township, un suburbio de Cincinnati, decidió poner luces y adornos navideños en pleno de septiembre con el objetivo celebrar en conjunto la última navidad Brody Allen, un niño de 2 años que sufre de un cáncer terminal.

Foto: The New York Times.

La idea inicial fue de la familia del pequeño, pero rápidamente obtuvieron el apoyo de su vecindario y hasta de desconocidos, quienes donaron todo tipo de decoraciones a través de un grupo de Facebook. 

El apoyo ha sido tal que sus vecinos incluso planean un desfile navideño que “incluirá a Santa Claus en un camión de bomberos, cantantes de villancicos y superhéroes”, como da cuenta The New York Times. 

“Él cree que es Navidad. No sabe que en realidad esa festividad aún no llega. Solo la disfruta”, dice McKenzie Allen, de 21 años, sobre su hermano menor.

Brody Allen padece de cuatro tumores esparcidos a lo largo de su médula espinal: en la parte inferior de su columna vertebral, en su tronco encefálico y otros dos detrás del puente de Varolio. Todos estos se crearon de un tumor cerebral con que que Brody nació, pero que no fue detectado en ese entonces.

Dado que el pequeño no reacciona al tratamiento y no puede acceder a radiación debido a su edad, su familia decidió celebrar su última navidad (los médicos le dieron dos meses de vida).