Transición laboral

#Columnista

Twitter: @JOHN_OLIVERA

Este año que está por terminar fue de gran relevancia en el ámbito jurídico. En materia laboral se vive una coyuntura extraordinaria, ya que la transformación a la Ley Federal del Trabajo impacta directamente en la “democratización de elecciones sindicales” y la “independencia de los órganos institucionales de impartición de justicia laboral”, es decir, en esencia son los cambios trascendentales. Sin embargo, los cuestionamientos y dudas se incrementan conforme se acorta el tiempo para que dé cumplimiento vacatio legis.

¿Habrá eficiencia para impartir justicia laboral?

No dudaría de la capacidad de todo perito en la materia laboral que pueda impartir justicia, pero sí de la eficiencia a la que están obligados a demostrar en corto, mediano y largo plazo. Es correcto que todo juzgador debe basarse en la ley para determinar el derecho, su interpretación está sujeta a los conocimientos adquiridos y experiencia acumulada. Entonces

¿Quiénes ocupen cargos como juzgadores o de mayor responsabilidad para el buen ejercicio del derecho procesal laboral estarán capacitados correctamente y a tiempo?

De acuerdo con la nota periodística en el periódico La Jornada (La defensoría laboral y su transformación obligada, Opinión, Juan Estrada, jueves 7 de noviembre de 2019) donde concuerdo con su comentario “Las defensorías públicas tienen un reto mayor, especialmente ante la existencia de las Procuradurías de la defensa del trabajo, algunas especializadas según el fuero y tribunal, como las burocráticas…” ya que los retos van más allá de los recursos materiales que pudiesen carecer, sino son como en un principio, cuando se implementó el nuevo sistema de justicia penal acusatorio adversarial en nuestro país. Las deficiencias y errores fueron incontables. Hasta la fecha no hay una evaluación positiva de este sistema debido a temas de corrupción.

Por otro lado, el mismo periodista menciona que el Poder Judicial Federal ha brindado capacitación en toda la república a casi 7 mil abogados que se inscribieron en la primera etapa. Por lo que se espera que en la segunda se multiplique el número de inscritos. Pero la importancia de este tema coyuntural es el tiempo que le tomarán a estos organismos judiciales laborales para alcanzar el nivel optimo que se necesita para la impartición de justicia en México.

¿Será posible que la reforma laboral aprobada mejore el servicio público?

Es una ardua labor la que se tendrá que realizar en cuanto entre en vigor las funcionalidades de los nuevos órganos jurisdiccionales laborales, ya que no puede caber la improvisación ni la irresponsabilidad por parte de los servidores públicos. Estamos por enfrentar como Estado un nuevo reto que es dejar a un lado las viejas prácticas que las Juntas de Conciliación y Arbitraje dejaron mucho de qué hablar.

Lamentable o afortunadamente tenemos un ejemplo para progresar, transformar a México con la esencia constitucional que nos dio una nueva forma de conducta desde 1917.

La responsabilidad es de todos (ciudadanos, servidores públicos y gobierno).

Reflexión

Es cierto que no se puede evaluar en poco tiempo los resultados que obtengan de estos órganos jurisdiccionales ni mucho menos de quienes estén a su cargo, pero sí del procedimiento con el cual den certeza jurídica a los litigios que se tengan que resolver dentro de éstos. Así como los órganos conciliadores para demostrar su imparcialidad en el proceso, ya que no se puede continuar siendo juez y parte de los casos en donde sobresalga el interés personal o de terceros de la justicia de los trabajadores.

Por último, tendremos que ser vigilantes de las actuaciones y acciones que se generen institucionalmente para que los propios ciudadanos y trabajadores sean quienes juzguen con objetividad y punto crítico las acciones de servidores públicos y autoridades.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor