Samsø : La isla danesa cuya electricidad es 100% renovable

#Columnistas

Twitter: @Marioliva4 

Samsø se encuentra a unos kilómetros de la península de Jutland, en en Dinamarca, y desde 1997 buscó convertirse en la primera isla del país en contar con 100% de su electricidad proveniente de la energía eólica, con turbinas de viento. El proyecto les tomó 3 años y para 2000, la isla cubría sus necesidades de energía eléctrica con el 100% de energía eólica. ,

Para 2030, buscan que también la energía para calentar y moverse alrededor de la isla provenga de fuentes renovables, para eso cuentan con una comunidad fuerte y comprometida, pero además organizada en propietarios de los molinos de viento y por lo tanto de las ganancias generadas por la generación eléctrica en la isla, es decir, si hay una gran convicción por disminuir el impacto ambiental, pero el incentivo también es económico, hacia la dirección correcta.

El 90% de los molinos de viento en Samsø pertenecen a sus habitantes organizados desde 1997 en la “Samsø Energy Company”, integrada por ciudadanos pertenecientes a  la “Samsø Energy and Environment Association”, el consejo local y la asociación de granjeros.

La comunidad busca disminuir, adaptarse, y generar nuevas tecnologías para que todas sus fuentes de energía provengan de fuentes renovables.

Buscan transitar a los autos eléctricos para 2030 y actualmente el 70% de la energía que se necesita para calentar sus casas proviene de energías renovables. El 30% restante, proviene principalmente de gasolina y diesel para los vehículos y sistemas muy viejos de calefacción.

Samsø cuenta con 11 turbinas de viento, tanto en el mar y otras en la isla.

La inversión total fue de 49 millones de euros, y fue cubierta en un 70% por contribuciones individuales de las personas organizadas en la compañía eléctrica.

Antes de 1997 ya existían las turbinas de viento en la isla, pero no había incentivos gubernamentales para incrementar la producción debido a restricciones de espacio y reservas naturales protegidas ( o su equivalente), ubicadas al norte de la isla, que fueron sugeridos por los t granjeros en zonas que se ubicaban mas al sur, solucionando así el problema de impacto ambiental negativo.

Una sola turbina de viento en el mar puede producir suficiente energía eléctrica para cubrir las necesidades de unas 2 mil o 2 mil 500 casas, y una turbina de viento que se encuentra instalada en tierra produce energía para 600 casas, es decir, con sus 11 turbinas en el mar, superan el consumo de sus 3 mil 700 habitantes, y ademas compensan el consumo de energías fósiles, haciendo de la isla un ejemplo de estrategias bien enfocadas hacia la transición energética con experiencias y buenas practicas que se comparten en la famosa “Energy Academy”, fundada en 2007, cuyo propósito es desarrollar nuevas tecnologías, ofrecer consultorías y compartir experiencias locales.

El ejemplo de Samsø es ya referencia para muchas ciudades y países. La transición hacia fuentes renovables de energía es posible (y sumamente necesario) y además puede generar riqueza en las comunidades locales.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor