Pizza, pizza, pizza

#Columnista

Twitter: @adelbuencomer

Italia es un país que sin duda alguna ha cambiado el rumbo del mundo. Desde la mitológica leyenda de su origen con Rómulo y Remo, pasando por el imperio más grande conocido en la historia de la humanidad, siendo aliado equivocado en una de las guerras más devastadoras de la existencia del ser, e incluso actualmente siendo referencia futbolística, de moda, musical, teatral y por supuesto, gastronómica.

De lo que más me gusta de la comida italiana es su sencillez y su exquisitez.

Cuando me refiero a sencillez lo que trato de decir es que, con muy pocos ingredientes comparados con otras cocinas, logran maravillosas creaciones de amable sabor. Por su parte, cuando señalo exquisitez, apunto a su delicada selección de estos ingredientes, buscando los más precisos, únicos, de origen impecable y calidad inigualable.

De la comida italiana disfruto muchas cosas, pero uno de mis platillos favoritos es la pizza. Su origen data desde aquel de consumo de pan de la humanidad y su actual presentación se atribuye a la ciudad de Nápoles. No les platicaré como es una pizza porque apuesto a que todos mis queridos amantes del buen comer® la conocen y se han deleitado con alguna deliciosa rebanada.

De todas las pizzas, que vaya que conozco muchas deliciosas combinaciones, mi favorita es la de pepperoni. Una buena masa, con la cantidad justa de salsa de tomate bien cocinada, con cortes finos del delicioso embutido, bañada de extra queso, es para mí un manjar que podría repetir una y otra vez sin remordimiento ni culpa.

Así las cosas, aquí les dejo algunos excelentes lugares donde poder comer una buena pizza.

Emilio´s. Ubicado en Juriquilla Querétaro, en la plaza del mismo nombre que la colonia, Emilio’s es, hoy por hoy, donde está mi pizza de pepperoni favorita en México. Lo descubrí gracias a unos primos que vinieron a visitarme a mi nueva ciudad y sin duda ha sido un gran encuentro. Delgadita, al horno, con ingredientes finos y abundantes en la medida perfecta, la pizza de Emilio’s es tan buena que el otro día, por puro antojo, me comí sola una pizza completa.

Pizza Felix. Ubicada en la famosa calle Alvaro Obregón, de la todavía más famosa colonia Roma de la CDMX, Pizza Felix ofrece un ambiente relajado, cool, buen bar y mejores opciones gastronómicas. Aquí la pizza de pepperoni es buena, pero la pizza de 4 quesos es una delicia que no pueden perderse. Como comentario al margen sin ser pizza, la burrata con pistaches y trufa es un manjar de manjares que tampoco se deben perder.

Giordanno’s Pizza. Ubicada en la ciudad de Chicago, EE.UU., la pizza tipo chicago es una excéntrica creación entre la suculencia italiana y el ánimo engrandecedor de los americanos. Para quienes no conocen “la pizza en plato”, su estructura es contraria a la representativa napolitana, pues esta tiene profundidad y anchura. Una rebanada de esta pizza es suficiente para saciar el hambre. En la CDMX este tipo de pizza, también con excelente calidad pueden encontrarlas en Pizza del Perro Negro cerca de la fuente de la Cibeles.

Pizzeria Mozza. La ciudad de las estrellas, Hollywood, EE.UU., no podía no tener una gran pizzería. Danny de Vito, Robert de Niro y demás actores italianos o de ascendencia del país de la bota, han pisado gustosamente este delicioso lugar que, además, cuenta con muchísimos empleados mexicanos, incluyendo a quienes elaboran las pizzas. Aquí la pizza de champiñones no tiene perdón de Dios. Crujiente, frondosa, exquisita, cada rebanada se reboza de champiñones y el queso se desborda con emoción.

Pizzería Sorbillo. No podía reseñar la pizza sin referir a una pizzería en Nápoles, Italia. Hace un par de años que visité Italia por primera vez, como toda primera vez en un lugar nuevo, uno busca conocer lo más posible (¡No sea que nunca se vuelva al lugar!). Así, cuando pensé en pizza, el itinerario necesariamente incluyó Nápoles y, en aquel año (2016) el premio Napolitano a la mejor Pizzería fue precisamente para Sorbillo. Obviamente este galardón hizo que tuviéramos que esperar poco más de una hora para lograr una mesa, pero sin duda alguna, la espera valió la pena. Aunado a la obviedad de que estábamos comiendo pizza en Nápoles, la obviedad de pedir la típica pizza italiana… la margarita. Sencilla, única, perfecta. Cada ingrediente perfectamente seleccionado, la pasta tan delgada que había que comerla con cubierto y el queso tan excelso que había que perseguirlo con el tenedor. Parada necesaria en la visita al ítalo país.

Pizzeria La Scalea. Ubicada en Milán, Italia, La Scalea es un pequeño negocio familiar con una espectacular carta de pizzas, masa hecha en casa, ingredientes de excelente calidad y todo a un excelente precio. Ellos dicen que sus pizzas son tamaño individual, sin embargo, les prometo que una es perfecta para dos personas. Aquí, la pizza de 4 estaciones es una delicia en cada bocado.

Seguramente dejo pasar muchas excelentes opciones, pero sirva esta reseña para hacer homenaje a tantas comilonas deliciosas alrededor de este manjar italiano.

PD. Duda culinaria existencial ¿Por qué la pizza es redonda, cortada en triángulos y metida en una caja cuadrada?

¡Buen Provecho!

Amante del Buen Comer®

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor