Lista la competencia de la CTM y CROC, cortesía de Morena

#Columnista

Twitter: @gerardohdz_p 

Sobre la mesa

El miércoles 13 de febrero de 2019 será histórico para la vida sindical de México. Ese día se anunciará oficialmente la creación de la Confederación Internacional de Trabajadores, competencia directa de la CTM y la CROC.

Esta nueva organización sindical la encabezará Napoleón Gómez Urrutia y estará integrada por otros senadores de Morena como Rocío Abreu Artiñano, Griselda Valencia de la Mora, Eduardo Ramírez Aguilar, Primo Dothé Mata, Cristóbal Arias Solís y Miguel Ángel Navarro Solís.

También se integrará Loretta Ortiz, propuesta por AMLO para ser magistrada de la Suprema Corte.

Entre los líderes sindicales destacarán Víctor Flores, quien lleva 29 años como dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (un sindicato que tendrá más fuerza con el plan ferroviario de AMLO); Pedro Haces, líder de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) – una nueva organización sindical –; Reyes Soberanis de la Confederación Obrera Revolucionaria y Abel Domínguez, líder de la Confederación de Trabajadores y Campesinos.

Todo apunta a que la Confederación Internacional de Trabajadores será el brazo sindical de Morena, al menos el más fuerte.

La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y la Confederación Nacional de Trabajadores (CTM) son dos de las organizaciones sindicales más influyentes del país e identificadas con el PRI. Al parecer el partido en el poder tiene el mismo plan con la nueva organización.

El sindicalismo en México se ha degradado a tal grado de ser una clientela de partidos políticos.

El PRI comenzó con esta práctica, pero los otros han replicado la misma fórmula. Cada administración, sea federal o estatal favorece al sindicato que dio su apoyo en la campaña.

La democracia sindical es una de las prioridades que se discute con la reforma laboral en el Congreso de la Unión. El Capítulo 23 del Tratado entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) establece que México deberá contemplar entre su legislación la democracia sindical.

¿Y la autonomía del sindicalismo dónde queda? Esa pregunta habría que hacérsela a los dirigentes que se han encargado de eternizarse en el poder, casos son muchos y algunos ya no tienen el liderazgo porque han muerto o como Elba Esther Gordillo, que se peleó con el Presidente en turno, pero seguramente recuperará fuerza con el nuevo partido que busca su registro, Redes Sociales Progresistas.

Con el pretexto de garantizar la democracia sindical, Morena pretende crear sus propias estructuras sindicales, al igual que lo hizo el PRI a mediados del siglo pasado.

Y mientras esto ocurre, la discusión por los sueldos de los servidores públicos federales continuará en la Cámara de Diputados, donde deberá analizarse la iniciativa para crear una Unidad Técnica dependiente de la ASF que regule las remuneraciones.

El Artículo 127 constitucional establece que ningún servidor público puede ganar más que el presidente, sin embargo, con la reforma de 2009 también se agregó que los sueldos deberán ser proporcionales a las responsabilidades, adecuados e irrenunciables. Además, se fijarán con base en tabuladores desglosados de las remuneraciones.

La reforma también indicaba que los Congresos federal y locales deberían crear leyes que regularán todo el artículo. El mérito de Morena con la Ley Federal de Remuneraciones fue legislar algo relacionado al artículo – la ley debió quedar desde el 2010 –, pero sólo regularon una parte del artículo, la que les convenía: nadie puede ganar más que el Presidente.

Se olvidaron de definir las responsabilidades, perfiles curriculares y tabuladores desglosados.

Facebook Comments

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

86% > 13%

Expectativas de la Cuarta Transformación