La concha

#Columnista

Twitter: @adelbuencomer

México es un país dulce. México es un país que disfruta y goza el dulzor en su paladar y, muchos de nosotros, en nuestro corazón. México demuestra el amor con comida y, particularmente la felicidad y plenitud, con dulce. Desde pequeños muchos premios por buenas acciones se materializan en sabores dulces; el cierre de nuestras comidas generalmente es un postre; los cumpleaños casi siempre van acompañados de un pastel; las bodas y bautizos ahora gozan de una mesa llena de sabores dulces y, de lo mejor que México nos puede ofrecer con azúcar es, sin lugar a dudas, el pan.

De lo mejor que México nos puede ofrecer con azúcar es, sin lugar a dudas, el pan.

El pan dulce es para mí una de las cosas más deliciosas y excelsas de este mundo. Poder “chopear” un pedacito de pan en un chocolatito caliente es una de las experiencias más sublimes que se pueden experimentar en el mundo culinario. Y si bien el pan dulce me encanta, confieso que uno de mis grandes favoritos y de muchos mexicanos es: la concha.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@maisonbelen #pandulce #goodmorning #breakfast #amantedelbuencomer #foodporn #picoftheday

Una publicación compartida por AmanteDelBuenComer (@adelbuencomer) el

La concha, ese pequeño bollo dulce cubierto con una pasta de azúcar, decorado cual conchita de mar (de ahí su nombre) supone su origen en el siglo XVII gracias a los panaderos franceses que se asentaron en territorio Tenochca (y que después irónica e históricamente acabaría en guerra dulce también). Dice la leyenda que los galos trajeron a América su famoso pan brioché, una masa dulce de harina de trigo, levadura, sal, azúcar, leche o agua, huevos y mantequilla; y que posteriormente, al innovar y utilizar ingredientes nacionales como la manteca de cerdo, fueron experimentando hasta llegar a la deliciosa concha. Si esto es cierto ¡Vive la France!

La concha, como muchos alimentos en México, no tienen una única presentación.

Chiquitas y coquetas, grandes y toscas, exageradamente dulces o tenues, caliente o fría, sola o con relleno, la concha es un básico a la hora de ir a la panadería por el pan para la cena o desayuno semanal. Incluso tuvimos hace poco tiempo a la mismísima manteconcha.

Otra maravilla en México es que las buenas conchas pueden aparecer en cualquier rincón del país, desde grandes panaderías tradicionales, pasando por pequeños negocios boutique, hasta en nuestros más exclusivos restaurantes. Con base en ello, aquí mi lista de las mejores conchas en la CDMX:

El Cardenal.[1] No hay forma de pensar en una excelsa concha sin pensar en la de este lugar. Recién hecha en el horno del propio establecimiento, con ingredientes frescos y de alta calidad, la concha llega a la mesa calientita y humeante. Su mejor acompañante: la nata recién obtenida y recibida ese mismo día. Le sugiero a los que vayan que pidan al mesero que la corte por la mitad, la caliente un poco más y la regrese para rellenarla. Créanme, no se arrepentirán.

Maque.[2] Una panadería que ha tomado muchísimo renombre en estos años es precisamente Maque, y no dudo la razón. Las eternas filas por tener una mesa confirman su calidad. El pan de aquí es buenísimo, esponjosito, sabroso, cálido y con mucho sabor. La concha de aquí no es la excepción. Vale toda la pena.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Listos para el fin de semana? ☺️ #maquecafe #pandulce

Una publicación compartida por Pasteleria Maque (@maquecafe) el

Matisse.[3] Un excelente restaurante por su calidad, servicio y alimentos es Matisse. Con diversas sucursales en toda la Ciudad, Matisse ofrece deliciosos desayunos y, dentro de su oferta, no podía faltar su enorme y bien recibida concha de vainilla. Si bien tienen también de chocolate, confieso que la de vainilla es espectacular, con una costra única, sin las rayas características de la concha, la propuesta de Matisse es maravillosa y, por su tamaño, digna de compartir.

Café Chai.[4] Ubicado en una de las esquinas del parque Lincoln de Polanco, Café Chai ofrece desde muy temprano una rica carta para desayunar. De aquí mi combinación favorita es precisamente la la concha de vainilla con un matcha con leche de almendra. Les prometo que no se arrepentirán si siguen mi consejo.

Así pues, queridos amantes de la concha (sin albur, por favor), no dejen de compartirme su recomendación de más lugares dónde poder encontrar este valioso tesoro de la tierra con forma de tesoro del mar, pues una buena concha, definitivamente, siempre será bien agradecida por el estómago, pero más aún, por el corazón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Concha con nata @ El Serranillo #amantedelbuencomer #foodporn #visitmexico #hidalgo #realdelmonte

Una publicación compartida por AmanteDelBuenComer (@adelbuencomer) el

¡Buen Provecho!

Amante del Buen Comer®

[1] http://www.restauranteelcardenal.com/

[2] https://www.instagram.com/maquecafe/?hl=es

[3] http://www.matisse.com.mx/

[4] http://chai.com.mx/

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor