La caminata del privilegio

Twitter: @Racismo_MX

Por José Antonio Aguilar Contreras, director de Racismo.MX

Racismo.MX es una plataforma digital que busca poner sobre la mesa el tema del racismo en México mediante artículos, videos, entrevistas y campañas en redes sociales. Recientemente, lanzamos el video titulado La caminata del privilegio.

Este ejercicio es relativamente conocido en varios países, especialmente en Estados Unidos, pero que también se ha realizado en Australia, Reino Unido y Singapur. Esta dinámica muestra los efectos de ciertas características no atribuibles a los participantes, como lo puede ser el tono de piel, el origen étnico, el idioma, el género, la identidad de género o la orientación sexual. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, esta caminata se ha aplicado a ver los efectos específicos del tono de piel u origen étnico.

Esta es la primera vez que se hace en México y quisimos enfocarnos en los efectos del tono de piel y rasgos físicos que tienen sobre las experiencias de vida de las y los mexicanos. Mediante una campaña en redes sociales, convocamos a las y los participantes, siempre buscando que hubiera representatividad no sólo de tonos de piel, sino también de antecedentes familiares, profesionales y de edad. El conductor del ejercicio fue Hernán Gómez Bruera, analista político que ha tenido dentro de sus temas de investigación la discriminación étnico-racial en zonas urbanas.

Las preguntas se diseñaron sobre temas que podrían parecer sencillos, pero que tienen profundo impacto en la vida de las personas; desde temas sencillos como “¿Te ves reflejado en los medios de comunicación?” hasta situaciones más delicadas como “¿Te han acusado por un delito que no cometiste?”. Los participantes contestaron de manera libre y honesta.

Los resultados del ejercicio son preocupantes pero no nos sorprendieron.

Las y los participantes que han sido menos discriminados por su tono de piel y rasgos físicos quedaron hasta adelante, mientras que los más discriminados fueron los participantes que quedaron atrás.

En otras palabras, aquellas y aquellos que tienen tonos de piel más claros o rasgos físicos más occidentalizados gozan de más privilegios.

Los múltiples estudios respecto a la discriminación por tono de piel, rasgos físicos u origen étnico, como el Módulo de Movilidad Social del INEGI en 2017, así como el reporte Por mi raza hablará la desigualdad de OXFAM de 2019 apuntan a la misma dirección: las personas con tonos de piel más oscuras, indígenas o afrodescendientes tienden a ocupar los puestos más bajos en las empresas, tienen más probabilidad de ser discriminadas, y además, tienen menor probabilidad de escalar social y económicamente. La caminata del privilegio, ejercicio sencillo y controlado, también muestra esta misma tendencia.

La reflexión final del ejercicio es que la sociedad en su conjunto necesita pensar cuál va a ser la solución ideal para frenar la desigualdad histórica y acumulada que genera el racismo. El primer paso es aceptar que vivimos en una sociedad que arrastra estigmas y estereotipos tan viejos como falsos, mismos que generan que el racismo se oculte detrás del clasismo, del humor “mexicano” o de la “libertad de expresión”.

Asimismo, debemos entender que el análisis del racismo no es sinónimo de victimización, sino de reconocer los obstáculos para lograr una sociedad más igualitaria en derechos y oportunidades. Combatir el racismo mediante ejercicios como este significa también generar empatía e identificar cuáles son aquellas cosas que impiden que caminemos todos juntos en una misma dirección.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor