Feminazi: Guarden formas

#Columnista

Twitter: @Pattriciacoss

“Hace unas semanas mientras volvía a mi casa de noche un grupo de hombres me empezó a perseguir. Me acerqué a una patrulla para que me ayudaran y me dijeron que por qué iba vestida así”. Jessica, 22.

“[…] y entonces me pude zafar, porque me tenía abrazada con el arma en mi cara. Logré alcanzar el volante para descontrolar el coche, porque preferí morir prensada en un accidente que quién sabe dónde y cómo.”

Testimonios de mujeres violentadas en el periodo enero – junio 2019

7,976,980: Número de llamadas de emergencia relacionadas a la violencia en contra de las mujeres. Cifra nacional

25,277: Delitos de índole sexual (abuso sexual, acoso sexual, hostigamiento, violación, incesto, otros) Cifra nacional

448: Mujeres asesinadas en México en razón de su género durante el periodo enero – junio 2019 (Conforme a la tipificación de las entidades federativas). Cifra nacional

85 %: Aumento de las denuncias por violación respecto del año 2018 en la Ciudad de México.

95.4 %: Aumento de las denuncias por violación equiparada y tumultuaria respecto del año 2018 en la Ciudad de México.

Las cifras señaladas fueron extraídas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública [SESNSS]

$1,000,000.00 aproximadamente: Monto de los daños en la estación del Metrobús Insurgentes (Cubierto por la Aseguradora).

$500,000.00 aproximadamente: Monto de los daños en las estaciones Balderas, Copilco e Insurgentes del STCM (Cubierto por la Aseguradora).

Declaraciones del Gobierno de la Ciudad de México

A pesar de que los testimonios de una persona violentada constituyen una prueba dentro de los procedimientos de investigación y juicios de lo penal, aquellas que se atreven a denunciar son cuestionadas en su dicho, ¿cuál es el mayor problema de la violencia en contra de las mujeres actualmente?

La violencia en sí misma, casi siempre el fin es el hecho tal cual, la comisión del delito.

Hoy día las mujeres sufren mayor riesgo de ser víctimas de un delito en razón de su género, es cierto, los hombres padecen en mayor número la incidencia delictiva, la diferencia entre los delitos sufridos es según el Instituto Nacional de Ciencias Penales, la razón del delito, la causa particular distintiva es simplemente ser mujer.

Aclaremos el hecho de que ser mujer en México no es un argumento como suele llamarse “de victimización”, contemplémoslo en cambio como un factor de riesgo a la par de las cifras de delitos registrados por el Secretariado Ejecutivo del SNSP. Las Naciones Unidas entienden como factor de riesgo cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente la posibilidad de sufrir un daño. ¿Por qué entonces las mujeres son más propensas a ser dañadas en razón de su género? Más que la vulnerabilidad es la creencia de vulnerabilidad, la idea de poder dañar a alguien con más facilidad, aunada a la cosificación, la deshumanización, la clara insignificancia con que se conciben no sólo los delitos, sino los delitos en contra de las mujeres por serlo.

Al violentar y ser violentada los contextos influyen, pero dependiendo el delito cometido en contra de la persona la causa será la que corresponda, los elementos subjetivos del mismo nunca quedan del todo claros y por ello es imposible entender como tanto una mujer de 70 años puede ser violentada sexualmente dentro de su hogar, como un hombre puede violar y asesinar a una niña de 6 años, declarando que así lo hizo por haber sido reconocido.

El problema inicia desde la consideración de poder violar y salir impune.

La violencia es un problema social que por ende debe ser tratado socialmente y tener acompañamiento jurídico, pero habiéndose rebasado al Estado por el Estado las herramientas para el combate requieren de apoyo político y visibilidad mediática. Además de la rabia, desesperación y frustración de un grupo vulnerado que se manifestó el viernes pasado, se buscaba la atención política que hoy en medida mínima se obtuvo por parte de Claudia Sheinbaum. Por eso y gracias a ello no aplaudo las formas, pero las entiendo y respeto.

Finalmente, las disculpas a quiénes no delinquen no deberían ser parte de la discusión, simplemente no son el problema general estadístico, defender al género señalado tampoco soluciona nada, el centro no es ese, el egocentrismo y la desvalorización del tema pueden quedar a un lado.

El feminismo es harina de otro costal aquí, la problemática revuela a los comisores del delito, a la falta de protocolos de actuación, al desconocimiento de la perspectiva de género, a la poca transparencia y a la constante impunidad gubernamental.

Hablemos más allá de los evidentes daños a la propiedad pública, de los lamentables ataques a periodistas por parte de personal ajeno a la protesta, de la ideología feminista “radical” con la que puedes identificarte o no, ya que la violencia es innegable y con tantas denuncias como falta de resultados a los casos concretos lo de menos son las formas y lo más importante son los hechos.

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor