¿El rock ha muerto?

#Columnista

Twitter: @Hector_Esca

Durante años se ha asociado al rock como el género en el que sus bandas son contestatarias, críticas al sistema, a la política y sus gobernantes. En la última elección presidencial se dio un acercamiento inusitado de varios músicos, muchos rockeros, quienes externaron su apoyo al hoy presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Sería injusto señalar que el rock se ha alejado por completo de las causas sociales, lo cierto es que en los últimos años no es común ver a bandas organizarse en favor de una causa, como lo hicieron con los zapatistas en aquel ya lejano 1994 con el movimiento Serpientes Sobre Ruedas.

Fuente: thraks.com

Podemos decir que aquella generación, la de mediados de los 90 fue organizada y comprometida a favor de un movimiento, como el del EZLN. Hoy, por cierto, el zapatismo minimizado por el presidente López Obrador, a quienes ha llamado a evitar confrontaciones y con quienes en más de una ocasión ha mantenido diferencias ideológicas.

¿Son mejores las bandas que se comprometían con algunas causas a las de ahora?

No necesariamente. La añoranza a recordar el pasado y asegurar que es mejor que el presente tiene una visión acotada y personal de la realidad. En los hechos, es verdad que desaparecieron los masivos de Ciudad Universitaria u otras instituciones públicas, sin embargo, hoy no es ayer y las circunstancias son otras.

Las bandas ahora le cantan a lo que quieren, lo mismo canciones de amor, desamor, drogas o alcohol, que composiciones para divertirse, a las estrellas, a la crítica social o hasta al propio gobierno.

Las agrupaciones han encontrado sus propios caminos para comunicar y las alternativas digitales arropan y sustituyen esos espacios masivos del pasado.

Las expresiones culturales y contestatarias podrían darse más allá del sentido de la letra en una canción, sería más una actitud que una estrofa. Hoy posiblemente muchas agrupaciones tienen otras prioridades antes que organizar masivos a favor de una causa, a pesar de que sobrarían razones para hacerlo.

El gusto por el rock ha sido sustituido como se han sustituido géneros en otras épocas.

Hoy los grandes festivales en el mundo priorizan como cabezas de cartel a grupos urbanos o de rap por encima de los grupos de rock, a pesar de ser el origen mismo de muchos de esos festivales.

¿El rock murió? No podemos decir que sí, lo cierto es que hoy las cosas cambiaron.

En esencia el rock como manifestación social se transformó y las actitudes contestatarias se dan de manera distinta. Los espacios de protesta como los festivales se trasladaron a las redes y la protesta política ya no se da sólo en la música sino en caracteres.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor