El grito

#Columnista

Twitter: @Fercoca

Actos de poder

El ¡Viva México! Se escuchó como nunca se había proclamado. Fue el último, el que provocó emoción por lo emocionado que estaba quien lo pronunció.

En ese ¡Viva México! Se sintetizaron sentimientos contenidos por casi tres lustros.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, desde el balcón central de Palacio Nacional descargó la emoción contenida desde que, en 2006, se le negó la presidencia de México.

La emoción trasmitida por el mandatario me pensar que por su mente pasaron diversos momentos de su historia política desde que decidió postularse a la presidencia de México.

Creo que recordó el ataque cotidiano de quienes criticaban los programas sociales -ayuda a adultos mayores, jóvenes y madres solteras- a los que se calificaban de populistas (después, todos los gobernadores y el mismísimo Vicente Fox los adoptarían).

Luego vino la exhibición de los traidores del movimiento, embaucados por Rosario Robles, para que recogieran dinero del empresario Ahumada.

Luego vino el desafuero, orquestado en comunión de la presidencia de México y la Suprema Corte de Justicia de la Nación y ejecutado en la cámara de diputados. Con ello se intensificó el espionaje a él y sus más cercanos colaboradores además del hostigamiento.

En 2006, la campaña de desprestigio llamándole “un peligro para México” y el gran fraude político electoral fraguado desde el poder económico con el apoyo de los más vulgares intereses de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Sin duda se vio en los recorridos por las carreteas y las terracerías de todo el país para llegar a las comunidades a las que ningún político ha querido visitar.

El Grito estuvo enmarcado en una ceremonia sobria y austera. Solo él y Beatriz, su esposa, en el balcón central.

Ese ¡Viva México! sonó a inclusión, a reconciliación y democracia.

Ojalá que todos los días haya un ¡Viva México! que haga sentir a cada mexicano compromiso por hacer de México un mejor país.

La Letrina. Dos personajes se exhibieron en el marco de las Fiestas Patrias: Vicente Fox y Felipe Calderón. Ambos, en sus cuentas de Twitter, lanzaron mensajes en los que manifestaban sus dudas e inquietudes del cómo sería y cómo fue el Grito de Independencia. Tanto “el traidor a la democracia” como el usurpador dejaron plasmada su impotencia ante algo que ellos no sintieron los 15 de septiembre que salieron al balcón central de Palacio: la entrega de los miles que llenaban la Plaza de la Constitución.

Seguro que en sus cabezas resuenan las rechiflas que les prodigaron los que estaban en la plancha del Zócalo y extrañan a los zalameros que llenaban los salones de Palacio Nacional.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor