Échame a mí la culpa

#Columnista

Twitter: @Fercoca

Actos de poder

La campaña “échale la culpa al PRI” es, por decir lo menos, una de las mayores estupideces que puede cometer un partido que quiere reposicionarse ente el electorado.

Que el presidente del CEN priista, Alejandro Moreno, conocido en el mundo de la grilla como Alito, nos quiera cobrar a los mexicanos la creación del IMSS, INFONAVIT y el FOVISSTE, la educación pública gratuita o que tenemos energía eléctrica por una concesión graciosa del priismo es simplemente tonto.

De que sí es responsable el PRI. Por ejemplo, de haber dejado crecer el problema de las pensiones que ni el IMSS ni el ISSSTE están en condiciones de pagar porque nunca fondearon los retiros de la clase trabajadora y corrompieron las finanzas de esas dos instituciones.

También son responsables de darle más valor a los sindicatos (SNTE y CNTE), que al nivel académico. Basta ver los resultados de la prueba PISA o nuestra calificación en matemáticas y comprensión de lectura.

Los priistas también corrompieron las finanzas en el INFONAVIT y el FOVISSTE. Dejaron a las instituciones al borde la insolvencia.  (En el caso del INFONAVIT David Penchyna saneó la institución y, si no hay cacería de brujas, se reconocerán).

¿Qué Alito no se acuerda cómo los directivos y empleados de CFE o Luz y Fuerza hicieron fortunas para instalar una línea a un negocio o una casa?

Si a ello le sumamos la corrupción de los últimos sexenios en los que cogobernaron con Acción Nacional (de Salinas a Peña Nieto), podemos decir que la gravísima crisis de derechos humanos y la de inseguridad que vive México es culpa del PRIAN.

Un dato para Alito: cuando se dispararon los feminicidios en el Estado de México, el gobernador era Enrique Peña Nieto.

Se les propuso instrumentar alertas de género, pero siempre respondieron que esa alerta era un instrumento para “golpear políticamente al gobernador Peña”. A la vista los resultados. Ahora le toca al gobierno del presidente López Obrador, y a los 30 millones que votamos por él, buscar una salida a la genuina y urgente demanda de las mujeres de que no las maten.

Así que Alito tiene razón. El PRI tiene la culpa de muchos, casi todos, los males por los que atraviesa este país. Por eso el electorado optó por una nueva y esperanzadora opción.

Y me tomo la libertad, y ofrezco disculpa anticipado al rockero, de usar la siguiente frase: el PRI sí tiene la culpa de su reputación, que cargue con el muerto y esta vez no la va a librar.

La Letrina. Al Lunares lo dejaron salir de la cárcel dos veces pues los jueces que permitieron pruebas de la defensa que jamás debieron considerar. Si los juzgadores no quieren a ese personaje en la cárcel para pagar por los delitos que nos dicen que cometió, que sean esos juzgadores los que ocupen su lugar en tras las rejas.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor