De por qué no le creo a AMLO

#Columnista

Twitter: @AlfiePingtajo

Desde que práctico el ejercicio de escribir y mantener una columna, semana tras semana, me he topado con días o momentos en los que resulta complicado sentarse a escribir sobre algún tema en específico.

Y no es por falta de temática, se vive en México, donde siempre pasan cosas; aunque nuestros políticos se esfuercen por hacernos creer que, aquí, nunca pasa nada.

Más bien es hartazgo, cansancio y desilusión.

Antes hablar de cultura resultaba un gran salvavidas, una gran opción para hablar de las cosas bonitas que se realizan en México, pero la 4T se ha esforzado para que el tema cultural también sea una herida constante.

AMLO y todo su equipo día a día, semana tras semana han demostrado ineptitud administrativa, indolencia e indiferencia ante la violencia que carcome a este país, sino que han decidido agregarle una actitud propia de los partidos de los que -supuestamente- venimos huyendo como sociedad.

A lo largo de la larguísima y cansada campaña de AMLO, escuchamos discursos contra las viejas y sucias prácticas como pasar la charola a empresarios. Y esta semana AMLO les pasó la charola a los empresarios para el tema del sorteo del avión que no se va a sortear y para sus demás megaproyectos; y por supuesto, algo obtendrán a cambio, porque de otra forma, sería extorsión.

A eso habrá que agregarle la pésima expresión al mostrar su queja ante la supuesta manipulación de temas como el feminicidio, donde acusó a la prensa de tener una cruzada por denostar a su 4T y no hablar de las cosas positivas como “la rifa del avión que no se va a rifar” o “la del cheque que se donó Gertz Manero y se suma a los temas de la rifa del avión que no se va a rifar”.

Y también habría que sumarle su nula estrategia para erradicar la violencia, su no comprensión del tema ambiental al querer imponer el tema de las refinerías, de seguir apostando por el petróleo, el Tren Maya (a pesar de estar comprobado por varias ONG´S y la misma UNESCO que representan un ecocidio), la campaña de desprestigio emprendida por miembros de Morena y algunas personas del gabinete federal contra el INE, su imposición de la comisionada de Derechos Humanos y tantas joyitas más…

Y justo cuando parecía que AMLO y la 4T estaban perdiendo el control de la discusión y los temas nacionales: ¡PUM!, se anunció que en España fue aprehendido Emilio Lozoya. Una noticia que representa un respiro para toda a 4T. Pero, siendo sincero, no les creo nada, nada en la política es coincidencia. Tantos años AMLO vendió el discurso de un complot en su contra para evitar que llegara a la Presidencia y ahora resulta que llega él y entonces todo lo malo dejó de existir, y le damos bienvenida a la bueno, como por arte de magia.

Si había un complot para evitar que AMLO fuera Presidente de México, entonces algunos hilos y algunos pactos tuvo que realizar para llegar; básicamente complotar a favor. No olvidemos que prometió no realizar cacería de brujas. Y sí, ciertamente están cayendo -al parecer- nombres y personas estratégicas para las administraciones de Peña Nieto y Calderón; pero utilizando el mismo discurso de AMLO en campaña: nada de eso es fortuito ni atino de la 4T, todo es parte de un pacto, de un acuerdo.

La pregunta: ¿qué tan grande será la cochinada que se viene, que recurrieron a una gran carta para mantenernos atrapados con el tema de Lozoya?

Ahora bien, si con pruebas verídicas y no armadas encarcela a Peña Nieto y Calderón, entonces sí estaríamos ante una verdadera transformación.

Nota bene

Ahora sí, las benditas redes sociales funcionaron para crear el #IngridEscamilla y ponernos a compartir imágenes y cosas bonitas con el fin de generar una forma bella de recordar a una mujer que fue víctima de feminicidio.

A veces, sí somos capaces de realizar cosas buenas.

Les comparto el mío:

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor