Cuellos blancos

#Columnista

Twitter: @YessUrbina

Hace poco más de un mes, Juan Collado, conocido por ser abogado de Carlos Salinas y Enrique Peña Nieto, fue detenido por lavado de dinero. Unas semanas después, la mamá de Emilio Lozoya, ex director de Pemex, fue detenida por el mismo delito en Alemania y la semana pasada, sucedió la ansiada audiencia de Rosario Robles ante la Fiscalía General de la República por el desvío revelado hace algunos años en la investigación periodística de La Estafa Maestra.

Si de algo no tenemos duda, es de que el sexenio pasado será recordado por la corrupción sin límite alguno que terminó afectando a los mexicanos más vulnerables con los desvíos de los que Rosario Robles tenía conocimiento y pudo haber detenido.

Será recordado también por el caso Odebrecht, cuya carpeta de investigación no ha tenido resultados concretos ni ha sido transparente, según se reportaba en febrero. Cabe mencionar que, respecto a este caso, en países como Perú ya hay cuatro expresidentes acusados formalmente mientras en otros como Panamá, se decidió detener la investigación ya que hay dos hijos de un expresidente involucrados.

Mientras que Collado ha intentado ampararse sin éxito, Lozoya está prófugo y las investigaciones apuntan que estaría escondiéndose en Alemania, Luxemburgo o Suiza. Por su parte, Robles sobrellevó su primera audiencia con duración de diez horas donde se le hicieron saber detalles de los desvíos por más de 5 mil mdp durante su gestión como secretaria de Desarrollo Social.

Lo que hay en común entre estos tres personajes es su estrecha relación con Enrique Peña Nieto y esto podría comenzar a abrir la verdadera cloaca. No olvidemos que La Estafa Maestra sólo analiza desvíos durante los años de 2013 y 2014, ¿cuánto más no se habrá desviado en el primer año y lo restante del sexenio pasado? Y lo más importante, que la Fiscalía hizo saber a Robles que ella tenía conocimiento de los desvíos y su deber era hacérselo saber al entonces presidente. Claro que ambos lo sabían y el tiempo nos dará la razón.

No sabemos si Lozoya será atrapado pronto o revelará, mediante su abogado, los nombres de los verdaderos culpables de los delitos que se le acusan como se ha rumorado o los argumentos de defensa que está preparando Robles con su ejército de abogados. Lo que sí sabemos es que después de un gran esfuerzo periodístico y tanto revuelo mediático, la Fiscalía General de la República está haciendo su trabajo con Alejandro Gertz Manero al frente.

Por primera vez en mucho tiempo, la corrupción de cuello blanco está siendo atacada.

Ya comienza a nublarse el panorama tan claro que teníamos de impunidad y privilegios interminables para secretarios de Estado y altos funcionarios públicos que podían vaciar las arcas públicas y disfrutar de recursos que no les pertenecían sin enfrentar consecuencias legales. Pero, ¿hasta dónde se planea llegar con todo esto? Si bien, Lozoya y Robles son las piezas claves en La Estafa Maestra, también son parte de un sistema de corrupción que llega a esferas aún más altas de poder (pretendamos que sobra mencionar al mismo expresidente y al ex secretario de Relaciones Exteriores, entre otros que seguro ostentan poder público en el actual gobierno ya sea en los Ejecutivos locales o en los Congresos).

Con estos grandes pasos, espero que la Fiscalía siga fortaleciendo su labor de manera transparente y justa, poniendo al frente los intereses colectivos, más aún cuando hablamos de los grupos vulnerables. No olvidemos que no recibieron esos recursos y que no sabemos dónde quedaron. Lozoya, Robles, Peña Nieto y muchos más siguen debiendo explicaciones que no deben quedar en la impunidad ni en el olvido.

Celebro que este gobierno esté buscando la justicia que tanto esperamos.

Que la lucha no termine aquí y que el excelente periodismo de investigación como La Estafa Maestra siga prevaleciendo.  Que la promesa de no corrupción de nuestro actual presidente sea cumplida a cabalidad y que caigan los cuellos blancos que tengan que caer. Que sepan que ya no son intocables y pagarán por el daño y traición que hicieron a la Patria.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor