Con alma de vikingo

#Columnista

Twitter: @JLUIS_CUEVAS

Lo había advertido, seguiríamos hablando de él, por su calidad, juventud y sus goles. Me encuentro en Alemania, el día después de la presentación de Erling Haaland en Champions League con el Borussia Dortmund, “El Niño Noruego” ha marcado un doblete y le ha dado la victoria a una afición muy exigente, por ello el grito: “Erling Haaland – Erling Haaland” no para, no es para menos. Después de marcar 8 goles en 6 Partidos de Champions con el Salzburgo, el segundo semestre pinta aún mejor, ha marcado dos tantos más y lo ha hecho como referencia de ataque del BVB.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

ZENsational win 🧘‍♂️

Una publicación compartida por Erling Braut Haaland (@erling.haaland) el

Es Erling la esperanza noruega, el chico de moda aquí en Dortmund, mientras espero un tren que me lleve a Ámsterdam, sigo recordando sus goles, su actuación y lo atinado que estuve al momento de elegir Jersey y Bufanda. Horas antes en la tienda del BVB las camisetas no paraban de imprimirse con el “17” en los dorsales, el chico “podía tener minutos”, dije yo (fue titular). En las calles no se hablaba de otra cosa que no fuera el juego, los 5 grados y la sensación de 2 no fueron impedimento para calentar un colosal inmueble alemán lleno de historia, futbol y fidelidad.

Debo reconocer que a pesar de que el domingo estuve en el Bernabéu y que el Real Madrid es mi equipo europeo por excelencia, la atmósfera de la Champions League me atrapó, el himno, los cánticos locales y la constelación de estrellas bien valieron los 6000 pesos mexicanos de un boleto comprado en “reventa legal” y cuyo valor era de no más de 1000 pesos mexicanos para presenciar el BVB-PSG.

Dicen los que saben que la afición del Borussia Dortmund es única, que el ambiente es sinónimo de lealtad, origen y pertenencia; agregaría presión y constante lucha, como la que vivieron en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, Dortmund como la propia Alemania ha sabido reinventarse y competir, partiendo de la confianza en si misma y es que sólo nosotros -los forasteros- pensábamos que el París Saint Germain era el favorito, Neymar y Mbappe lo intentaron, el primer tiempo sirvió para debilitar al rival, un mosaico perfecto a la salida de los equipos a la cancha fue tan importante como el primer tanto del partido, cuando los parisinos intentaban alentar; el monstruo amarillo salía a la defensa y aunque no hubo goles tras los primeros 46 minutos, no escuché o vi un solo sentimiento de inferioridad ante la galaxia francesa dirigida por un viejo conocido: Thomas Tuchel (ex DT del BVB).

Bastaron un par de jugadas de Haaland para sentenciar el juego, con el 1-0 en una perfecta jugada de poste, el noruego no tuvo más que empujarla para “meditar” en el que apunta a ser su torneo, cuando Neymar igualó, un soberbio disparo noruego condenó al PSG y dio motivos al BVB para soñar con el boleto a Cuartos de Final.

Alemania ha sido sorprendente, en solo 48 Hrs en Dortmund he aprendido un mundo de la cultura alemana, alejados de la melancolía porque lo peor ya ha pasado, todo es fiesta en una ciudad donde llueva, neve o queme el frío, siempre habrá un forastero (en este caso noruego) para alimentar la ilusión.

Son los extranjeros los que han marcado la historia del club en los últimos años, hace unas temporadas un polaco de apellido Lewandowski fue capaz de eliminar al Real Madrid en el Bernabéu, hoy un noruego con alma de vikingo busca conquistar París, en casa ya ha cumplido, y como extranjero bajándose por un vaso conmemorativo a las vías del tren, con ese descaro, Haaland conmocionó un Signal Iduna Park que tenía de testigos, al menos 4 mexicanos que lo vitorearon como vikingos forasteros, como alemanes de corazón. Dortmund ha cumplido, viene Holanda, Inglaterra e Italia, el futbol y sus motivos nos tienen aquí y esta vez CON ALMA DE VIKINGO.

Hasta la próxima.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor