CBD VS THC: El Yin y Yang de la Cannabis

Twitter: @PaolaRodc31

La falta de información es el principal problemas que enfrenta un usuario de mariguana en el país. El estigma social y el vacío legal en torno a su uso deriva de un modelo prohibicionista que deja al usuario en medio de una política errada y la violenta lucha contra el mercado ilegal.

A medida que se camina hacía la legalización,  va en aumento el conocimiento de la planta, siendo el  THC y el CBD los activos por los que en el discurso de los defensores y detractores, se gesta el debate sobre el beneficio y el perjuicio de su consumo.

Ambos cannabinoides  actúan sobre el sistema endocannabinoide del cuerpo humano,  involucrado en una variedad de procesos fisiológicos, incluyendo la mediación de los efectos psicoactivos del cannabis.

En gran medida, los consumidores de cannabis agradecemos al CBD, “cannabidiol” sus efectos medicinales, se ha demostrado que reduce la aparición de convulsiones, así como su intensidad, también existen estudios que analizan los efectos del CBD en los enfermos de esclerosis tuberosa con convulsiones refractaria, los efectos del CBD en enfermos de fibromialgia, señalan que los consumidores sienten una reducción considerable en la sensación de dolor y rigidez, además contribuye en el tratamiento de trastornos alimenticios, diabetes, esquizofrenia, bipolaridad, insomnio, trastorno por estrés postraumático, entre otros.

Es hora de erradicar el discurso erróneo y radical sobre el uso de la marihuana, es momento de comprender y respetar el derecho de un vasto sector de la sociedad.

En la otra cara de la moneda está el THC “tetrahidrocannabinol”, un cannabinoide psicoactivo de la planta Cannabis Sativa y responsable de la mayoría de los efectos psicoactivos del cannabis, al que, en el uso recreativo podemos atribuirle el “subidón” de cada viaje, ya que puede alterar la percepción del tiempo y del propio cuerpo con euforia o sedación, el efecto que constituye un parteaguas de cualquier debate en torno a la legalización o despenalización de la marihuana en muchos países, sin  embargo, estas mismas propiedades pueden ser auxiliares en el tratamiento de patologías físicas o mentales para aminorar los dolores sin el uso excesivo de analgésicos e incluso tras el uso lúdico de la hierba, se percibe una apertura y estimulación en la capacidad creativa y en el ámbito social.

Un dato importante es que en noviembre del año 2015 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), , aprobó el consumo de la marihuana con fines lúdicos y recreativos a cuatro personas que promovieron amparo con el fin de cultivar para autoconsumo y de manera recreativa, pese a ello, no se prevé la manera de conseguir la semilla de cannabis, puesto que en el país sigue siendo penalizada la venta de la misma y en el año 2017 la marihuana fue eliminada de la lista de “estupefacientes absolutamente prohibidos” en la Ley General de Salud, por lo que, hay usos específicos, que con las condiciones fijadas por la Secretaría de Salud pueden ser llevados a cabo.

Es un hecho que el desconocimiento acerca de cualquier tema, representa un freno y una percepción equívoca en los individuos que integran una sociedad, en un espacio y tiempo determinados.

Es hora de erradicar el discurso erróneo y radical sobre el uso de la marihuana, es momento de comprender y respetar el derecho de un vasto sector de la sociedad que invoca la legalización de cannabis como resultado de un ejercicio de derecho a la libertad, a la propia identidad o a la salud, a final de cuentas en el libre albedrío recae la decisión:

Un “viaje”, la experiencia o una nueva alternativa.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor