A Tokio ‘boteando’

#Columnista

Twitter: @JLUIS_CUEVAS

Lograr el éxito en cualquier ámbito requiere en gran medida del esfuerzo individual, y de una serie de factores externos que pueden hacer más simple o más complejo el momento de encontrarnos de frente con la trascendencia. Resulta molesto, increíble y frustrante que en nuestro país se siga poniendo en segundo, tercero y muchas veces hasta último plano, el apoyo al deporte.

Cuando Ana Guevara llegó a la CONADE me ilusioné, “que mejor que ella para arreglar la bola de delitos y malos manejos en nuestro deporte”, pensé, iluso yo, porque no es la primera vez que deportistas importantes de nuestra historia han ocupado dicho cargo, otro falso profeta parece tener en común nuestro deporte y dicha Comisión. Hace unos días en Grupo Fórmula, mi compañero Omar Aguilar dio a conocer una investigación donde existe una malversación de fondos “destinados para deportistas y entrenadores”, mismos que curiosamente tienen que mendigar apoyos o bien, buscar patrocinadores, es curioso que los gastos (Documentos que el reportero presentó en diversos programas de radio y TV) estén alterados y peor aún, nadie salga a aclarar.

El mismo Carlos Padilla, Presidente del Comité Olímpico Mexicano ha hecho público -al momento- el nulo presupuesto para asistir a Tokio 2020, resulta increíble que nadie salga en CONADE a dar la cara, que estemos a tan sólo unos meses de los Juegos Olímpicos, y los deportistas no tengan certeza, viáticos y una preparación digna.

Un Millón de dólares aproximadamente cuesta la logística, viáticos, vuelos y concentración de nuestra Delegación en Tokio, al no ver claro, el propio Carlos Padilla de manera personal está buscando apoyos en todos lados, desde el Comité Olímpico Internacional, la iniciativa privada y uno que otro cuate que puede colaborar con algo, resulta indignante para todos que en México se siga viviendo así, que cuando se logra la trascendencia, ahí llegan todos, incluidas las autoridades, esas que hoy callan a su conveniencia. El sentido de pertenencia de un mexicano en Juegos Olímpicos no está a discusión, tampoco la forma en que llegan al éxito, pocos son los casos que pueden presumir apoyo desde el inicio, y se entiende perfectamente que no se puede apoyar a todos de la misma manera, que el talentoso y el de los resultados merece más.

Hace unos meses Ana Guevara se paraba el cuello con los logros de una serie de deportistas que vaya qué sufrieron para tener las herramientas y pararse en Lima, Perú, para realizar una actuación histórica en Juegos Panamericanos, como si eso no bastara, incluso, la titular de la CONADE entregó una medalla a nuestro Presidente, se habló de más de 220 millones de pesos ¿Dónde están?, ya sabemos, son parte de la malversación de fondos que no han aclarado; con el cambio, el sobrante, las miserias, el deportista se prepara, en donde pueda, a veces en la calle, porque ya tampoco instalaciones tiene.

El CEDOM fue cerrado hace unos meses y luce muy difícil su apertura, un total de 2 millones de pesos mensuales cuesta su operación en óptimas condiciones, el gobierno prefiere ahorrarse dicha cantidad, la CONADE lo quita del presupuesto y nuestros atletas como siempre, con su orgullo y pertenencia en el pecho, a dar la cara por México, por su pasión, mientras ello sucede, Carlos Padilla (Pdte del COM) está buscando los mejores precios para vuelos, reuniéndose con los Harp Helú, los Slim, y todo aquel que quiera apoyar, muchas preguntas, pocas respuestas, es nuestro México, el que no ha entendido que el deporte es tan importante como la misma educación. Es una tristeza que para ir a Tokio, nuestros deportistas lo tengan que hacer “boteando”. ¡Y todavía quieren resultados!

Hasta la próxima.

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más artículos de este Autor