Opinión

Cambiando la historia y la percepción en México

Mutilar un monumento es un delito de tipo federal y esto sucedió con el monumento a Colón.
martes, 7 de septiembre de 2021 · 17:44

Cambiando la historia y la percepción en México se lleva a cabo a través de varios acontecimientos en estos momentos tan complejos, todo esto bajo el marco de los 500 años de la resistencia indígena por parte de los españoles.

En la Ciudad de México por ejemplo recientemente cambiaron el nombre al Árbol de la Noche Triste por Plaza de la Noche Victoriosa en homenaje a los mexicanos que obligaron huir a los españoles entre ellos Hernán Cortez, este árbol se ubica en Calzada México-Tacuba colonia Popotla en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Otro ejemplo es el cambio de la Avenida Puente de Alvarado a México-Tenochtitlan también con el objetivo de reivindicar la memoria de los mexicanos invisibilizados por el sometimiento colonizador.

Meses atrás retiraron la escultura de Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma ahora informan las autoridades que será sustituida por una escultura de una mujer indígena llamada Tlali en honor a las mujeres indígenas en México.

Mutilar un monumento es un delito de tipo federal y esto sucedió con el monumento a Colón en donde dejaron el basamento que es parte de la obra lo cual causa un daño al patrimonio de la nación, y que hasta el momento las autoridades como el INAH no han justificado dichos cambios.

Bajo el gobierno de la jefa Claudia Sheinbaum se están ejecutando estos cambios que han generado un debate y dividido opiniones en redes sociales.

Si bien es necesario recordar estos hechos que marcaron el rumbo de México también es importante ver la realidad que enfrentamos.

Hablar del honor y dignificación a la mujer en un monumento solo queda en discurso ya que las cifras que el propio gobierno federal emite van en aumento en cuanto a la violencia y feminicidios. 

Los otros datos los que el presidente no reconoce marcan una desigualdad social en México, discriminación y un mal trato a los extranjeros como es la situación actual de la frontera sur con las caravanas de migrantes.

Colocar esculturas para dignificar a los indígenas está muy alejado de la realidad ya que continúan los abusos, falta de derechos como el de la salud o la educación por citar algunos, lo que se traduce en un capricho más del gobierno federal en conjunto con las autoridades de la Ciudad de México.

Esto no es más que una escenificación de eventos históricos, los objetivos son varios desde distraer, polarizar, dividir para no ver la realidad por la cual atraviesa nuestro país.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @ERICFMS

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.