Opinión

NO

Llevar a los mexicanos a una consulta de revocación de mandato en estos tiempos en los que se polarizan las posiciones, puede derivar en otra tipo de confrontaciones.
lunes, 9 de agosto de 2021 · 17:19

Actos de poder

Desde hoy seré activista por el NO. Hace casi 20 años, el entonces jefe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, en una mañanera, nos dijo que haría una consulta de revocación de mandato. “Si la gente no quiere que siga, me voy”, nos dijo.

Yo le pregunté que, si había revisado la ley y que la revocación no existía, lo cual reconoció. Mi siguiente cuestionamiento fue “¿no cree que sea una irresponsabilidad meter a la ciudad en un conflicto político que no tiene?” Su respuesta fue la misma, "si el pueblo no quiere que siga, ¿por qué me debo quedar a cumplir un mandato en el que ya no tengo apoyo?”.

Así eran los intercambios con el hoy presidente López Obrador. Con mucho respeto, pero sin trabas de ninguna especie.

La revocación del mandato no es, desde mi punto de vista, ninguna solución que permita “arreglar” un gobierno si las cosas van mal. Para eso existen instancias jurídicas (Suprema Corte de Justicia de la Nación, fiscalía general de la República) y políticas (Congreso de la Unión) y si se detecta que la actuación de un presidente o gobernador está desempeñando mal su encargo, se le lleva a juicio político, se le retira la inmunidad y se le lleva ante las instancias que correspondan.

En tiendo la consigna de que “el pueblo pone, el pueblo quita” pero eso se da cada tres o seis años con alcaldes, diputados locales y federales, senadores, gobernadores y la presidencia de la República, es decir, tenemos mecanismos de participación para castigar o premiar a candidatos y partidos por su desempeño.

Llevar a los mexicanos a una consulta de revocación de mandato en estos tiempos en los que se polarizan las posiciones, puede derivar en confrontaciones ya no solo tuiteras o en las tribunas legislativas o los monólogos disfrazados de debate en los medios de comunicación. Podría llevar ya al enfrentamiento físico de quienes defiendan cualquiera de las posturas, se queda o se va.

Ahora bien, para que se haga esa consulta, es necesario que la ciudadanía lo pida. Estoy seguro de que ninguno de los opositores hará el papel de tonto útil para promover la revocación del mandato. No creería que los que apoyan a AMLO hagan la tarea de promover la consulta, pero la vida da sorpresas.

En todo caso, si la consulta se realiza, y se pregunta si el presidente López Obrador debe dejar o no el cargo, los conmino a que voten por el NO, lo elegimos por un periodo que debe cumplir.

La Letrina. Un cartel ha amenazado a Azucena Uresti. Su vida está en riesgo. Un cartel la señala por no estar a su favor. El Estado debe velar por su seguridad y su libertad de seguir expresando e informando lo que llega a su mesa de redacción. Los reportajes de Selene Flores en Michoacán, y las editoriales de Azucena no han caído bien al crimen organizado. Solidaridad con ellas, apoyo a los colegas de Milenio. Hoy, ante esta amenaza, todos debemos arropar a Uresti. 

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @Fercoca

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.