Opinión

Frente a las detenciones arbitrarias

Las más altas autoridades deben cumplir con su obligación constitucional para lograr un adecuado y profesional desarrollo policial #JusticiaParaJoséEduardo.
lunes, 9 de agosto de 2021 · 17:19

En México es abismal la brecha que existe entre las normas, los tratados internacionales, su interpretación y la realidad. La seguridad pública no es la excepción, pese a que constitucionalmente, sólo se puede detener a una persona sin orden judicial, por flagrancia, o caso urgente, son comunes las detenciones arbitrarias por parte de los cuerpos policiacos, sin ninguna denuncia o indicio de la comisión de delito, simplemente porque perciben a alguien «sospechoso» o lo ven «evidente nervioso».

Hace unos días nos enteramos del terrible caso de José Eduardo, en el que, por parecer sospechoso en un parque, policías municipales de Mérida, presuntamente, lo violaron golpearon y asesinaron. Desafortunadamente, esto no es un caso aislado y son comunes las denuncias de este tipo. Por esto, no sorprenden los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del INEGI, donde la policía preventiva municipal es la autoridad en que menos confianza tiene la población, con menos del 50%.

Sin embargo, tampoco podemos imaginar un país sin policías civiles. No ha dejado buenos resultados cuando se toman las armas y se hace justicia de propia mano, la sangre y la injusticia fue mucha. Tampoco, la respuesta ha sido las auto-defensas. Por otro lado, militarizar la seguridad púbica puede contravenir estándares internacionales. Basta leer el caso “Alvarado Espinoza” del 2018, en el que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a nuestro país y deja en claro que el orden público interno y la seguridad ciudadana deben estar primariamente reservado a los cuerpos policías civiles y cuando excepcionalmente intervengan en tareas de seguridad, la participación de las fuerzas armadas debe ser extraordinaria; subordinada y complementaria a las labores de las corporaciones civiles; regulada y fiscalizada.

Las más altas autoridades deben cumplir con su obligación constitucional para lograr un adecuado y profesional desarrollo policial. En el 2019, cuando se reformó la Constitución para crear la Guardia Nacional y permitir al Ejecutivo de disponer de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, también se estableció que los ejecutivos de las entidades federativas deben presentar un diagnóstico y programa para el fortalecimiento del estado de fuerza y capacidades institucionales de sus cuerpos policiales estales y municipales, debiendo establecer recursos necesarios en sus presupuestos, enviando anualmente a sus congresos la evaluación integral y avances.

Sería importante que ante los terribles casos como el de José Eduardo, se explique cómo se está cumpliendo óptimamente esto. También está pendiente el avance de las certificaciones que acrediten el ingreso y la permanencia en las instituciones policiales. Recientemente, se dio a conocer que existe un desfase, en la obtención del Certificado Único Policial en las instituciones policiales, con un avance de apenas un 10.2% a nivel federal, 70.6% a nivel estatal y 67.7% a nivel municipal, en la certificación de sus elementos.

Serán crucial las decisiones que se tomen próximamente en materia de seguridad pública. Ojalá que sean aquellas que nos fortalezcan como país y eviten terribles casos como el de José Eduardo.

#JusticiaParaJoséEduardo.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @jfdvsmx

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.