Opinión

¿T-MEC Waterloo de AMLO?

México se constituyó como país maquilador a costa de las condiciones laborales de los trabajadores.
lunes, 23 de agosto de 2021 · 16:10

Era 2018 cuando se daba la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) y en el que Donald Trump veía plasmadas todas sus aspiraciones del Make America great again, y culpaba a los mexicanos, los que migraban y los que se quedaban, de que hubiera una competencia desleal en el mercado laboral que ocasionada bajos salarios.

Esto que dijo, no es del todo falso, es una verdad a medias. En primer lugar, la migración irregular forma por lo general un efecto en los salarios, esto porque la búsqueda de invisibilidad del migrante ocasiona que sea contratado por debajo de cualquier salario real o legal. Dicho efecto es en general buscado por muchos empresarios estadounidenses porque la migración irregular garantiza que ellos puedan obtener mano de obra capaz y calificada a precios irrisorios. Cabe agregar que esa es una de las múltiples razones por las que desde 1986 no hay reformas migratorias que permitan la regularización.

Por otro lado, está la economía mexicana que se construyó con base en la precariedad laboral. La estrategia consiste en que haya un mayor número de empleos al salario que sea (que por lo general es más bajo del real o el legal, ya que no incluye seguridad social). Una de las razones por las que se apostó a este modelo fueron porque al tener a los Estados Unidos como país vecino se podía aprovechar la ventaja geográfica para convertirnos en país maquilador y tener más empleos.

Es así, 78% del PIB mexicano se genera a partir de la exportación e importación de bienes y servicios, para contextualizar el dato, el vecino del norte anda en el 26.3%. Esto quiere decir que el modelo económico donde México se convertía en un país maquilador eventualmente es un éxito, pero a costa de la vida de los trabajadores.

Paul Krugman señala que el modelo de sustitución de importaciones y la apuesta por ser un país maquilador ha sido un fracaso, esto porque en comparación con otros países como Japón o Corea que de vocación maquiladora transitaron a uno donde la innovación y la tecnologá los ha convertido en generadores delcrecimiento y bienestar, en México el efecto ha sido el contrario.

México se constituyó como país maquilador a costa de las condiciones laborales de los trabajadores. Tenemos un país donde los trabajadores y sus familias no poseen un ingreso digno, así como salud y educación de calidad. Básicamente el estado que debió generar bienestar, pero también reducir las desigualdades económicas y constituir un modelo económico para el largo plazo, no está.

Un poco para descarga de la 4T la tarea es titánica, pero el régimen tampoco ha apostado por generar un cambio de ese tamaño. Lo que si tienen enfrente es un TMEC que exige mejorar las condiciones salariales de los trabajadores mexicanos, una mayor restricción migratoria, (que tendrá un efecto de reducción de salarios en los migrantes irregulares en EU) y un desmantelamiento del outsourcing y de los sindicatos.

Deshacerse de la subcontratación y de los sindicatos corporativos será de gran beneficio para los trabajadores, el problema es que no se está sustituyendo por figuras que restituyan o empoderen al sector. Peor aún, este desamparo amplia su vulnerabilidad porque individualiza sus condiciones, lo que siempre juega a favor de la precarización.

No siempre romperlo todo garantiza la constitución de algo mejor, podríamos estar frente a un empobrecimiento del trabajador y sin un modelo económico que proporcione derechos. Así, haremos otros 30 años de apertura comercial, pero sin bienestar.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @P_Mancebo

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de