Opinión

Gerardo, corredor/maestro que enseña negocios a través de correr

Gerardo tiene que dosificar los kilómetros, ya que los médicos le advirtieron que debido a sus padecimientos no era posible que su cuerpo aguantara el ritmo de entreno.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 21:00

Pisando Fuerte
El corredor recreativo y su mundo

En el mundo, en el deporte y en especial en la corrida hay buenos contadores, para muestra tenemos a Gerardo, que además es ejemplo a seguir, vean sino: es creador de la materia “El Deporte relacionado a la Consultoría” que se imparte en el área de materias empresariales optativas en la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿En qué consiste esta materia? Gerardo nos cuenta que se estaba preparando para competir en su primer Ironman cuando reflexionó lo siguiente: “prepararse para competir en una carrera es exactamente lo mismo que prepararte para abrir un negocio”, te demanda tener un plan, cumplirlo y ejecutarlo, si bien esto no te garantiza el éxito sí te garantiza lograrlo.

Además, “la materia llama mucho la atención porque cada fin de semestre hacemos una carrera, muchos de los alumnos una vez que pasa la carrera empiezan a correr y es a través del deporte que encuentran un cambio sustancial en su estilo de vida”, afirma Gerardo, que si bien está contento con el resultado de los alumnos que logran emprender un negocio o posicionarse en puestos ejecutivos, así como mantenerse activos en la disciplina de correr, no se siente satisfecho y sigue tocando vidas vía la docencia para impulsar el deporte, además que fundó la asociación AO Sports, dedicada a impulsar y/o apoyar deportistas tanto recreativos como de alto rendimiento.

Gerardo antes que ser contador y maestro es corredor; corredor de esos que son difíciles de vencer, no porque sea rápido o fuerte, sino porque es constante, ha logrado vencer el glaucoma y la artritis (los que por cierto son incurables); porque ha aprendido a vivir con ellos, pero lo más importante es seguir haciendo ejercicio, en especial correr a pesar de las enfermedades.

Hoy, Gerardo tiene que dosificar los kilómetros, ya que los médicos le advirtieron que debido a sus padecimientos no era posible que su cuerpo aguantara el ritmo de entreno, la disyuntiva que le dieron fue muy simple: “o corres miles de carreras ahora para llegar a los 60 años sin poder correr, correr un poco menos y subirse más a la bicicleta para que toda la vida puedas correr”, la respuesta es sencilla, prefiere correr toda su vida, así que sale a trotar menos días a la semana, con cuatro días de la semana corre entre 8 y 15 kilómetros cada jornada.

Correr nos puede gustar por muchas razones, en algunas logramos coincidir los corredores, las razones por las que a Gerardo le gusta correr es entre otras, porque logra hablar con su cuerpo. “Cuando voy corriendo y aparece alguna molestia; por ejemplo, un muslo, una pantorrilla, le digo: te voy a necesitar, tenemos que terminar esta carrera, le pregunto qué necesita y si es más sangre le irrigo un poco más, lo mismo sucede con las rodillas o cualquier otra parte de mi cuerpo; en caso de no sentir molestas entonces es disfrutar como un piloto el avión: nada más escuchar los sonidos del motor y saber que todo está bien, es el mejor soundtrack que pueda tener tu historia”.

La ruta previa que llevó a correr a Gerardo pasa por un error de esos que la juventud y la soberbia nos hace cometer, de los que la marca que nos queda es tan profunda que no tiene fondo, de esas sensaciones que no sabemos si es dolor o un vacío con el que se puede aprender a vivir, pero que no hay nada que lo llene, que es que literalmente “mi padre nunca se cansó de invitarme a correr con él y nunca fui, hoy es algo que lamento enormemente porque como padre sé que con una sola vez que lo hubiera acompañado él hubiera estado muy contento”, reconoce Gerardo que esta es una puerta que sigue abierta en su vida, tal vez por eso empezó a correr cuando su padre falleció.

Es probable que esa puerta deje un espacio por el que Gerardo promueve el deporte y no como una culpa sino como un homenaje a su padre que por años piso el suelo rojizo de Los Viveros, que recorrió lo negro del asfalto de la carretera que va de Puebla a Cholula de ida y vuelta para sumar 20 kilómetros, así como las calles que ligan a lo que alguna vez fueron conocidas como las llanuras de Balbuena con la Villa de Guadalupe para dar gracias a la Virgen de los Mexicanos por poder correr, esto es un recuerdo que a Gerardo le da oxígeno para impulsar a sus alumnos a correr; porque sus dos hijos ya son corredores.

De empezar a sumar kilómetros en el Parque México hace ya muchos años, Gerardo tiene como sitios favoritos para correr Chapultepec, “empezar en la pista de El Sope, en esa tierra húmeda que me inyecta oxígeno, luego bajar la Mueso de El Papalote, salir a la primera sección para subir al Castillo es lo máximo, esa, es una vista de la Ciudad de México maravillosa, algo similar me sucede en El Bosque de Tlalpan, subir hasta Six Flags y mirar la ciudad es un regalo que nos da la vida”.

Gerardo cierra esta conversación con todos nosotros con lo que él sabe no es un eslogan barato sino una realidad: no tenemos límites para cumplir nuestros sueños, “la prueba nos la van a dar los atletas que van a competir a los Juego Paralímpicos en donde nos van a demostrar que no hay imposibles; solo tu mente te puede vencer para pararte y hacer ejercicio”.

Gerardo corre con:

Playera: AO Sports

Short: Reebok con licra

Tenis: No tiene favoritos

Calcetas: Feetures y Smartwhool

Gadget: No usa

Reloj: Garmin

Gerardo nos recomienda:

Para leer: Nacidos para correr. La obra de Christopher McDougall que no tiene ninguna palabra de desperdicio y que se disfruta de principio a fin además de que deja un mensaje similar al que nos da Gerardo: nada es imposible, ni superar un dolor de piernas ni correr cientos de kilómetros.

Además, nos confiesa que siempre que tiene una competencia en la noche previa ve Rocky, nada le inspira más para levantarse y correr o hace un triatlón, habría que probar si cuenta como carga de carbohidratos previa, sugiero.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @gdlpedro

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.