Opinión

Alcocer debe renunciar, pese a todo

Alcocer ha sostenido contra viento y marea a un “funcionario” desalmado mentiroso, acomodaticio e ineficiente como es Hugo López-Gatell.
miércoles, 28 de julio de 2021 · 08:43

Corren tiempos raros y difíciles en México para aquellos que nos dedicamos a seguir los acontecimientos políticos, así como a analizarlos y emitir nuestro punto de vista de estos. La velocidad con la que ocurren las cosas termina por superarnos muchas veces, incluso cuando se trata de la indignación que despierta en nosotros el actuar de los poderosos en turno. Dejen que me explique.

Cuando comencé el día de ayer esta colaboración, mi intención era exigir la renuncia de Jorge Alcocer, secretario federal de salud, debido a dos declaraciones irresponsables y mentirosas de la semana pasada.

En la primera de ellas aseguraba que la llamada 4t había logrado conseguir en 37 días lo que la ONU no había logrado en 10 meses de gestiones distorsionando el marco temporal y los hechos de tal forma que podría hablarse de una psicopatología grave que incluye una percepción irreal del tiempo y una mitomanía extrema.

Por su parte, la segunda joya que dijo en la misma mañanera se alineó con la teoría del complot sin fin que maneja el ejecutivo federal y declaró que el interés en conseguir los medicamentos oncológicos era “válido desde luego, pero exagerado” y que fue utilizado “con otros fines”, alineándose con la idea de su jefe de que las familias con niños que padecen cáncer en realidad son agentes desestabilizadores de su gobierno, manipulados por la oposición con el fin de golpear su impoluto proceder y sus logros.

Esto me hizo escribir un texto previo, en el que exigía su renuncia por irresponsabilidad y falta de compromiso profesional ante su labor, tan importante para el bienestar de todos los mexicanos.

Sin embargo, no había terminado de escribirlo cuando saltaron en mi mente diversos temas relacionados. En primer lugar, y a diferencia de otros países, Alcocer ha sostenido contra viento y marea a un “funcionario” desalmado mentiroso, acomodaticio e ineficiente como es Hugo López-Gatell. Su subsecretario ha sobrevivido incluso a que lo cachen violando los protocolos de sanidad en dos ocasiones. Por menos de eso corrieron Rodd Phillips en Canadá, David Clark en Nueva Zelanda y Catherine Calderwood en Escocia pero al subsecretario ni una nota de advertencia.

Después de eso pensé que Alcocer ha brillado por su ausencia en el casi año y medio de pandemia. Si le interesara lo que ocurre en el país o la salud de los mexicanos no hubiera jugado al florero.

Pese a estos pensamientos seguía convencido de que era importante dejar claro a través de una columna de opinión expresar el rechazo y nausea que puede generar las declaraciones de este tipo de parte de un subsecretario. En pocas palabras, tratar de incidir en el contexto para mejorarlo.

Sin embargo, tras la mañanera del martes 27 de julio de 2021 entendí que, pese a la necesidad de la declaración y de la exigencia de la renuncia, no va a pasar nada.

Fue en esta mañanera, nominalmente dedicada a la salud, que el presidente me puso los pies en la tierra, recordándome la razón por la cual Alcocer puede decir lo que quiera y no correrá riesgo en absoluto.

En esta ocasión, el presidente confirmó que, si hijo menor padeció COVID, confirmando una vez más sus “acertados” comentarios realizados a lo largo de la pandemia, como el detente o que no era mas grave que una gripa.

Sus palabras, de acuerdo con la versión estenográfica fueron las siguientes:

Se contagió Jesús Ernesto, mi hijo…Hace poco. Y estuvimos conviviendo, porque no se sabía, porque a los adolescentes no les pega fuerte y yo ya estoy vacunado y no tuve problema, ni la mamá, y los dos nos vacunamos con AstraZeneca. Entonces, esa es una prueba.

No le va a gustar mucho a Beatriz que yo haya dicho esto, pero bueno, que todo sea para ayudar a quitar miedos, temores y que ayude también a quitar todos estos obstáculos, porque se trata de vacunas que están demostrando su efectividad, todas, afortunadamente.

Con esto, el presidente muestra de nuevo una ignorancia conveniente de los cientos de casos de fallecimiento de adolescentes en el país, así como el hecho de que las vacunas no evitan el contagio, sino que disminuyen, en el mejor de los casos, la gravedad con que la enfermedad afecta al paciente y que ignoró, una vez más, todo protocolo sanitario para detener la cadena de contagios.

Esta declaración es concordante con sus planteamientos de que “llueve, truene o relampaguee” se retornará a clases presenciales en pleno pico de la tercera ola pandémica.

Ante esto, ¿Qué caso puede tener que un ciudadano exija la renuncia del secretario de salud por sus dichos?

Quizá ninguno, pero no puedo darme el lujo de creer que no podemos afectar al poder e incidir en lo que un gobierno, el que sea, realiza a diario. Sería renunciar a mis convicciones democráticas.

Así pues, pese a todo lo anterior exijo la renuncia de Jorge Alcocer, secretario de salud, por sus declaraciones sobre la compra de medicamentos, olvidando que  se generó por política pública que ha costado incontables vidas de los más vulnerables. También exijo su renuncia por tratar con ligereza el caso de los medicamentos oncológicos, minimizando el dolor que esto le ha causado cientos de familias mexicanas, así como no menos de 1600 vidas de menores de edad.

Exijo su renuncia y que los actos que han costado vidas tengan consecuencias para sus responsables.

#InterpretePolitico

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @HigueraB

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.