Opinión

¿Dónde comienza el espacio?

Jeff Bezos y Richard Branson lograron sentir la ingravidez por algunos minutos, inaugurando una nueva era que marcará un antes y un después.
domingo, 25 de julio de 2021 · 18:11

Los invito a salirnos un poco de los problemas terrenales para viajar al espacio, algo que siempre ha cautivado a nuestra especie. Y es que, en los últimos días, quedó demostrado que la carrera espacial yo no se da entre naciones, ahora quienes buscan romper nuevos récords son aquellos empresarios que se han convertido en un emblema a nivel global. Así, hace apenas unos días, el multimillonario y fundador de Amazon y Blue Origin, Jeff Bezos, emprendió un exitoso vuelo tripulado al espacio a bordo de su nave New Shepard.

Esta nave, que está destinada a servir al naciente mercado del turismo espacial, despegó el pasado martes 20 de julio desde el centro de lanzamiento de Van Horn, Texas, para alcanzar en pocos minutos la órbita terrestre alcanzando una altura de 106 kilómetros.

Una de las cosas que se destacó de este viaje es que la nave de Bezos cruzó la línea Kármán, que es reconocida como la frontera del espacio, ubicada a 100 km de altura.

Hace más de una semana, el multimillonario británico Richard Branson, dueño de Virgin Group, viajó también a las puertas del espacio a bordo de su cohete Unity, con el que alcanzó una altura de 85 kilómetros. Para los organizadores del viaje de Jeffe Bezos, el viaje de Branson se dio por debajo del límite entre la atmósfera de la Tierra y el espacio.

Pero ¿dónde comienza realmente el espacio?

La Federación Aeronáutica Internacional (FAI), el organismo encargado de registrar récords aeronáuticos y, astronáuticos, reconoce la línea Kármán como el límite entre la atmósfera terrestre y el espacio.

Esta línea fue nombrada en honor al ingeniero aeronáutico húngaro-estadounidense Theodore von Kármán, que fue el primero en tratar de marcar una frontera espacial, en la década de 1950.

De acuerdo con una reciente información divulgada en el sitio web de BBC Mundo, el ingeniero Dennis Jenkins, publicó un artículo en el sitio oficial de la NASA en 2005, donde explicaba que Von Kármán calculó que, por encima de una altitud de aproximadamente 100 kilómetros, un vehículo tendría que volar más rápido que la velocidad orbital, que es la velocidad necesaria en la Tierra para mantenerse en el aire.

Años después, la Federación Aeronáutica Internacional adoptó la línea Kármán de 100 kilómetros de altura por encima del nivel promedio del mar y actualmente es el límite reconocido por esta institución y otras organizaciones alrededor del mundo.

Pero los científicos no terminan de ponerse de acuerdo sobre dónde comienza el espacio realmente, debido a que la atmósfera terrestre se va adelgazando progresivamente muchos kilómetros más allá de la línea Kármán.

De acuerdo con la NASA, el 99.99997% de la atmósfera de la Tierra queda debajo de la línea Kármán, pero un estudio de 2019 sugiere que la capa más externa de la atmósfera, llamada geocorona, puede llegar incluso más lejos que la órbita de la Luna.

La propia NASA y las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, por ejemplo, la ubican en los 80 km de altura, que es donde acaba la mesósfera; incluso este país entrega alas de astronauta a todas aquellas personas que superen esta distancia.

Pero más allá de este debate, Jeff Bezos y Richard Branson lograron sentir la ingravidez por algunos minutos, inaugurando una nueva era que marcará un antes y un después en la persistente búsqueda de la humanidad por llegar a nuevos horizontes.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @UZETASUM

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.