Opinión

No room for racism, el respeto y la pasión deben sobreponerse a la violencia

Marcus Rashford y Zaka, fueron amenazados y violentados a través de redes sociales, debido a que el jugador del United y del Arsenal fallaron dos penaltis.
jueves, 22 de julio de 2021 · 18:00

El mundo deportivo no tiene tolerancia ante la discriminación por raza, preferencias sexuales, religión e ideologías. Tristemente, hasta la fecha, seguimos presenciando actos racistas y de violencia (claramente, no sólo en el ámbito deportivo).

Como pudimos observar tras la culminación de la Euro 2020, los jugadores ingleses: Marcus Rashford y Zaka, fueron amenazados y violentados a través de redes sociales, debido a que el jugador del United y del Arsenal fallaron dos penaltis clave para ganar la competencia; sin embargo, el verdadero problema no tiene que ver con sus actuaciones dentro del campo de juego, sino que ambos jóvenes y otra serie de jugadores de color han sido víctimas de racismo éstos últimos años.

A pesar de la campaña y los esfuerzos por mitigar dichos actos, la presencia de personas nefastas con este tipo de actitudes permanece en el espectáculo del balompié.

Derivado de lo anterior, es que la situación que recién fue presentada al mundo, implicando a los jugadores blaugranas: Griezmann y Dembélé, ha generado gran polémica y críticas negativas. Debido a que se circuló un video donde se escucha a ambos jugadores usar términos racistas al referirse a los empleados asiáticos de un hotel. Dicho video data de 2019, mientras éstos se encontraban concentrados.

Tal vez, en un futuro, dicho asunto quedará olvidado; sin embargo, el racismo no se detiene con ello.

Esta no ha sido más que otra situación similar, en la que jugadores de renombre se han visto envueltos en críticas de racismo, sabiendo que cualquier lenguaje, por más coloquial o sin tener la intención de ofender, se traduce y se traducirá como una ofensa cualquiera.

Desafortunadamente no todas las personas conocen el contexto, ni el lugar para emplear dichos términos coloquiales, por lo que, actualmente, cualquier palabra podrá tomarse e interpretarse a mal; no por nada se ha tratado de erradicar el grito homofóbico en México, pues lamentablemente, a pesar de que solía ser una costumbre en partidos oficiales, la violencia y actitudes de la gente han incentivado conductas ominosas que no deberán ser toleradas en ningún ámbito.

La lucha contra el racismo no comienza desde dentro de la cancha, sino desde casa.

La pasión y demás emociones que brinda el mundo deportivo, debe permanecer como un incentivo de respeto y superación. No de violencia y acciones nefastas contra el prójimo.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @RichardSB05

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de