Opinión

¿Reviven el PANAUT y las reformas a la LIE?

Esto deja a los usuarios de telefonía móvil la opción de volver a promover el juicio de amparo cuando se cree el PANAUT y se les requiera la entrega de sus datos biométricos.
jueves, 15 de julio de 2021 · 16:57

Desde hace más de medio año, el presidente López Obrador y los legisladores de los grupos parlamentarios de MORENA en el Congreso de la Unión, han impulsado reformas muy agresivas en materia energética y sobre telecomunicaciones. Las iniciativas de reformas a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), a la Ley de Hidrocarburos y a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, plantearon cambios legales que muchos tachamos de inconstitucionales en ese momento y, al menos en mi perspectiva, su inconstitucionalidad sigue estando a flor de piel.

Con la mayoría aplastante que MORENA y sus aliados tienen en el Congreso de la Unión, el presidente de la República no tuvo problema alguno para que se aprobaran estas iniciativas, por lo que los decretos fueron publicados y entraron en vigor en tiempo récord.

Ante esta situación, muchos afectados, entre quienes se cuentan empresas del sector eléctrico, gasolineros y usuarios de telefonía celular (me incluyo), entre otros, promovimos sendos juicios de amparo en contra de estos decretos de reforma legal. En esta materia solo existen dos juzgados de Distrito Especializados que pueden conocer y resolver los juicios, ambos con sede en la Ciudad de México. De igual forma, solo existen dos tribunales colegiados que pueden dirimir los recursos de queja o de revisión que se promuevan en contra de las resoluciones de dichos juzgados, por lo que, al inicio, toda la atención se concentró en dos jueces: el juez Rodrigo de la Peza López Figueroa y el juez Juan Pablo Gómez Fierro. 

Ambos jueces admitieron las demandas y otorgaron la suspensión provisional, que se convirtió, a la postre, en definitiva, en los casos de la LIE y en la de la Ley de Hidrocarburos. En el caso de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, los usuarios impugnamos la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (PANAUT) -al cual tendremos que entregarle nuestros datos personales, incluyendo los biométricos-, el juez Gómez Fierro admitió las demandas y otorgó la suspensión de los actos, mientras que el juez de la Peza desechó las demandas.

Era evidente que asuntos tan complejos terminarían en recursos ante los tribunales colegiados y así fue. Hasta aquí, todo indicaba que los juicios de amparo concederían a sus promoventes la protección de la justicia federal en contra de estas reformas que parecen ser, a todas luces, inconstitucionales. Pero conforme pasó el tiempo y avanzaron los procesos, los dos tribunales colegiados fueron resolviendo los recursos ante ellos interpuestos, coincidiendo -siempre con votación dividida-, en que no existe afectación al interés jurídico aún y, por ello, las suspensiones otorgadas por los jueces deben ser revocadas.

Pero en el caso de los amparos contra el PANAUT, desde la semana pasada, el juez Gómez Fierro, fuera de audiencia, ha estado sobreseyendo los juicios, es decir, los concluye sin resolver si existe una violación constitucional que afecte a los promoventes. El argumento del juez se basa en que los únicos dos tribunales colegiados que pueden revisar sus resoluciones ya han establecido el criterio de que en este caso aún no existe afectación al interés jurídico, es decir, que las reformas a la ley que ordenen crear el PANAUT no generan ningún daño a los derechos y libertades de las personas y, en consecuencia, al no existir esa afectación, se materializa una causal de improcedencia del juicio.

Esto deja a los usuarios de telefonía móvil la opción de volver a promover el juicio de amparo cuando se cree el PANAUT y se les requiera la entrega de sus datos biométricos, pero el fondo del asunto es lo grave, pues con un mero tecnicismo legal se evita entrar a la discusión sobre la constitucionalidad de la norma.

Viendo este criterio ya adoptado en los amparos contra el PANAUT, es previsible que en el caso de los amparos promovidos contra las reformas a la LIE, los jueces adoptarán la misma determinación, es decir, sobreseer todos los juicios de amparo, dejando a los promoventes, de nueva cuenta, en libertad de promoverlo otra vez, cuando reciban un requerimiento o afectación directa e individualizada.

El panorama actual parece indicar una victoria del presidente López Obrador en estos juicios, pero en realidad, en el fondo, los asuntos todavía no se dirimen, pues aún falta que se resuelvan las acciones de inconstitucionalidad y las controversias constitucionales que están en trámite y, en algunos meses, los juzgados se volverán a llenar de amparos cuando se den los primeros actos de aplicación, por lo que falta mucho camino por andar.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @CLopezKramsky

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de