Opinión

Preocupación

El gobierno de López Obrador disminuyó los decomisos de droga y precursores químicos para su producción; destruyó menos plantíos de amapola y confiscó menos bienes y dinero
domingo, 11 de julio de 2021 · 17:50

Son muchas las señales de preocupación del nuevo gobierno y la clase política de Estados Unidos por lo que está pasando en México.

En lo que va del año 2021, han sido varias las visitas de alto nivel del gobierno estadunidense que dan cuenta de ello. Apenas en junio pasado estuvo por estas tierras la poderosa vicepresidenta Kamala Harris quien se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si bien la reunión venía etiquetada en el ámbito de la migración, la vicepresidenta habló de la urgencia de instrumentar una reforma laboral alineada con lo que contempla el T-MEC, además de la necesidad de terminar con la corrupción y de fortalecer la seguridad de los puertos mexicanos que, dijo, son la puerta por donde entran las drogas y los opioides a Estados Unidos.

También en junio, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, estuvo en México donde se reunió con el canciller Marcelo Ebrard y con Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República.

Poco antes, en marzo, llamó la atención la visita de los jefes de la poderosa Agencia Central de Inteligencia, la CIA. Aunque las autoridades mexicanas solo reconocieron la presencia del subdirector David Cohen, se supo que también por aquí anduvo el director de la Agencia, William Burns.

En esta visita, que fue calificada como sorpresiva, los jefes de la CIA hablaron sólo con los secretarios de la Defensa Nacional y Marina, así como del Centro Nacional de Inteligencia, ante ellos expresaron su gran preocupación por el creciente tráfico de fentanilo. 

En ese mismo mes de marzo, en una conferencia de prensa celebrada en el Departamento de Defensa en Washington, el general Glen VanHerk, jefe del Comando Norte de Estados Unidos, aseguró que el crimen organizado controla entre 30% y 35% del territorio de México.

"Narcotráfico, migración, tráfico humano, todos son síntomas de las organizaciones criminales transnacionales que operan con regularidad en áreas sin gobierno, del 30% al 35% de México, y es lo que está creando algunas de las cosas que enfrentamos en la frontera", afirmó el militar.

Ese mismo mes, en un informe, la Administración de Control de Drogas?, la famosa DEA, identificó a los cárteles mexicanos como "la mayor amenaza" del narcotráfico para Estados Unidos: el Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación, Los Beltrán Leyva, el Cártel del Noreste, Los Zetas, Guerreros Unidos, el Cártel del Golfo, el Cártel de Juárez, La Línea, La Familia Michoacana y Los Rojos.

Se trata del Informe sobre la Estrategia Internacional de Control de Estupefacientes 2021”, elaborado por el Departamento de Estado, y enviado al Congreso.

En este reporte, que tuvo amplia difusión, se afirma que pese a que en 2020 la pandemia de Covid-19 prácticamente paralizó la economía del mundo, los carteles de la droga mexicanos aumentaron su producción y tráfico de drogas, sobre todo heroína, metanfetaminas y fentanilo, y multiplicaron también sus operaciones de lavado de dinero en el sistema financiero mexicano.

En contraste, se menciona que el gobierno de López Obrador disminuyó los decomisos de droga y precursores químicos para su producción; destruyó menos plantíos de amapola y confiscó menos bienes y dinero.  Quizás por ello, a los estadunidenses les preocupa, más que nunca, la inacción del gobierno de la 4T y la ven como una amenaza para la estabilidad regional.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @UZETASUM

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.