Opinión

La CDMX del oriente y la del poniente

La superioridad social no es lucha de clases, es discriminación y eso, es un retroceso en la consolidación de la Ciudad progresista.
martes, 8 de junio de 2021 · 15:57

La noche del 6 de junio ha sido un parteaguas en la vida de la Ciudad de México, con el 98.45% de actas computadas se observó una participación del 48.42%, nada mal, para una elección intermedia. Lo interesante ha sido la caída estrepitosa de la izquierda, de hecho, ni en el 2000, cuando el PAN ganó muchas alcaldías se vio tal caída.

La Ciudad de México no está exenta a la discusión y el progresismo, es la que tiene la constitución más avanzada, los derechos sociales y humanos más amplios, además de ser la que tiene los indicadores más altos en calidad de vida y bienestar.

Sin duda la Ciudad es compleja y diversa, no se puede considerar una metrópoli homogénea, la geografía va desde lo rural de Milpa Alta, hasta los grandes corporativos de Santa Fe, por eso no es de espantarse que haya un discurso de lucha de clases detrás de los resultados del proceso electoral, pero no hay que equivocarnos, eso no explica el resultado.

Lo que es claro es que el oriente de la Ciudad sigue siendo un bastión de Morena, mientras que el poniente se convirtió en el epicentro de la lucha de la oposición. Esto es bueno en muchos sentidos, pero muchos argumentos del bloque opositor son lamentables.

Primero, algunos simpatizantes han dicho que ganaron los que pagan impuestos versus los que reciben programas sociales. Esto, no es del todo cierto, primero porque no tenemos datos públicos sobre el cumplimiento de pago de impuestos y si eso corresponde realmente al volumen de ingresos que reportan, segundo, porque si bien es cierto que 5 de las 7 alcaldías que va a gobernar Morena son las que más reciben recursos de programas de gobierno, la GAM está por debajo del promedio de la Ciudad.

Otro dato que puede orientarnos sobre que no va por ahí la discusión es la propiedad de la vivienda, porque quienes votaron por la oposición son quienes más rentan. Aunque sí, las delegaciones de quienes tienen mayor porcentaje de estudios de licenciatura son los que votaron por ellos.

Sin embargo, hay que profundizar en otras desigualdades, en las delegaciones donde fue electo Morena, es donde está el mayor porcentaje de personas sin servicios de salud, son donde de habla más lengua indígena y son donde hay mayor población con discapacidad. Los clasistas dirán que se debe a la ignorancia, y eso viola contundentemente todo el esfuerzo por construir ciudadanía social en esta Ciudad.

Es falsa la lucha entre oriente y poniente, el oriente de la Ciudad tiene muchas carencias, sí, y eventualmente tienen mayor acceso a programas sociales, pero aún estamos en deuda con la calidad de vida de esa zona de la Capital. Problemas de seguridad, transporte y agua son los más comunes, ¿entonces cómo explicar el triunfo?

Esta elección se caracterizó por dos fenómenos el primero, el miedo sobre el sesgo autoritario de concentrar el poder en un solo hombre y segundo, por hacer una campaña territorial basada en redes, liderazgo local y capacidad de interlocución con la gente. Esto hizo que cambiara el mapa electoral de la Ciudad, por ejemplo, en alcaldías donde su titular estaba bien evaluado, cambiaron de partido.

La alianza PAN, PRI, PRD resultó una combinación interesante que privilegió liderazgos locales y militancias de muchos años, esto también explica que en el oriente se mantenga Morena, donde igual hay trabajo y tradición de ellos.

La tesis de la superioridad social no es lucha de clases, es discriminación y eso, es un retroceso en la consolidación de la Ciudad progresista y de derechos por la luchamos todos los días.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @P_Mancebo

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.