Opinión

Cae más pronto un hablador…

Bélgica, España e Italia son los únicos colosos que permanecen en la Euro 2020.
miércoles, 30 de junio de 2021 · 16:11

Hace años, cuando veíamos a "CR7" en el Real Madrid, metiendo el esférico hasta el fondo de la red a lo diestro y siniestro; Xavi e Iniesta con el "tiki-taka" en el Barça; Philip Lahm como auténtico guardián de las bandas y del medio campo; emanaba de nosotros una ilusión y un hambre de buen fútbol. Sabíamos perfectamente que cualquier Mundial o Eurocopa serían sinónimo de grandeza y de espectáculo asegurado.

Sin embargo, al paso de los años y debido a diversas circunstancias -como la pandemia por Covid-19 y la edad en iconos de varias selecciones-, los partidos se han tornado un tanto impredecibles y, en algunas ocasiones, aburridos.

No obstante, la actual edición de la Eurocopa ha abierto los ojos de varios hinchas del mundo; no por ser potencia, significa que tienes asegurada la gloria asegurada; no por ser una joven promesa y valer millones, significa que eres el mejor del mundo.

Dichas palabras han tomado lugar de manera consistente y ‘como valde agua fría’ para selecciones como Alemania, Francia, Portugal y Holanda. Su arrogancia los ha arrastrado a donde merecen estar, eliminados de la Eurocopa, donde tenemos a Bélgica, Italia e Inglaterra como favoritos para llevarse este laurel europeo -España apenas sabe meter goles, por lo que sería una total sorpresa que siga avanzando ; sin embargo, no solo podemos hablar de estas potencias, pues nos ha quedado mas que claro que equipos como Suecia, Dinamarca, República Checa y Ucrania tienen la capacidad, el equipo y las ganas para soñar con ganar la Eurocopa 2020.

No son los tiempos de antes

Los jugadores ya no se forman de la misma manera. La mentalidad de los clubes se ha tornado compleja: su ideología es que, si una joven promesa tiene una buena temporada en un club, genera y anota, automáticamente es tratado como estrella y es puesto en un pedestal con el letrero de “solución a todos los problemas”. También, es evidente que a raíz de la emergencia sanitaria por Covid-19, es una opción ideal para que los clubes se capitalicen y reactiven el mercado; no obstante, esta practica de enaltecer por pocos méritos, es algo que desde la última década se ha venido manejando, teniendo como consecuencias: jóvenes arrogantes y sobrevalorados.

Jugadores como Mbappé y Vinicius son principales focos de debate, pues a pesar de tener habilidades prometedoras, ser campeones de liga e incluso del mundo en el caso del francés, no terminan por darse cuenta que el éxito no reside de unos cuantos méritos, sino que el tiempo, esfuerzo, fracasos y constancia, serán las pautas que definirán y hablarán por si solas por estos jugadores para ser reconocidos a nivel mundial.

Si no fuera el caso, ¿por qué su éxito no se mantiene de forma continua con su selección o equipo en competencias europeas? Les recuerdo que Mbappé no se echó a Francia a su espalda. Sino que dicha selección es un conjunto de joyas francesas - más naturalizados que nada -, que, de forma unida, es una potencia totalmente.

Ser campeona del mundo no significa que será permanente; tener a una de las supuestas ‘estrellas del mundo’ no asegura que el éxito será permanente, amenazar a los rivales por considerarse el mejor e ir aplastando por un marcador de 4 a 1, no te volverá un icono en el fútbol.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @RichardSB05

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.