Opinión

En defensa de la generación de cristal

Hoy escribo en defensa de todos estos chicos y chicas porque me parece poco empático e irresponsable juzgarlos sin ver lo que traen en su mente.
lunes, 21 de junio de 2021 · 19:21

La generación cristal son aquellos hijos de quienes son mis contemporáneos, hijos e hijas de la denominada generación X. Sin embargo, me ha llamado mucho la atención como ya no son los milennials quienes andan en boca de todo el mundo sino los jóvenes de la “generación de cristal” concepto acuñado por la filósofa Montserrat Nebrera y honestamente me avergüenza que haya sido una filósofa quien se inventó tal concepto.

Desde que alguien se expresa de este modo de estos chicos y chicas nacido después del 2000  me ha parecido muy despectivo y una manera muy superficial de desentenderse de la responsabilidad que conlleva como sociedad.

Les llaman así porque consideran que son seres con cero tolerancia a la frustración, lo cual me parece que si se tiene en un grado extremo no es culpa del o la joven sino de quienes le educaron de tal modo que con tal de no educarle decidieron darle gusto en todo y ahora que son algo mayores ya les quieren hacer responsables de sí mismos cuando no les dieron las herramientas para ello. Les juzgan que todo el tiempo están pegados al celular pero me consta que mis allegados y allegadas utilizaban el celular o el Ipad para “entretener” al hijo y de este modo no molestara y pudiesen platicar. Poco interés por leer libros, esto es una falacia pues ese interés no es generacional sino de cómo educan en casa, hoy por hoy tengo alumnos y alumnas adolescentes que aman leer. Amar o no lo libros deviene del ejemplo que tenemos en casa, si nuestros educadores y tutores nos inculcan ese gusto vale muy poco de qué generación seas.

Conozco personas de mi edad o un poco más jóvenes que pasan años sin tocar libros así que me parece de lo más absurdo etiquetar a una generación por algo que bien le viene a cualquier mexicano de cualquier edad.  Dicen que también son jóvenes que buscan reconocimiento constante y las redes sociales son su mundo ¿y culpa de quién es esto? Los padres y madres de estos jóvenes han priorizado tener un cierto nivel de vida y por ello han crecido la mayoría de estos chicos y chicas en una gran soledad y ven en las redes el reconocimiento en forma de likes, un reconocimiento que quienes pasamos de los 40’S buscábamos de nuestros padres y madres.

Es por ello que hoy escribo en defensa de todos estos chicos y chicas porque me parece poco empático e irresponsable juzgarlos de ese modo sin ver lo que realmente nuestros jóvenes hoy traen en su mente y cómo se han ido conformando sus almas. Pues sépanse que a estos chicos y chicas que les tildamos de frágiles, exactamente son menos tolerantes pero al abuso, no soportan sentirse violentados ni abusados y buscan ser respetados en todos y cada uno de sus derechos. Ojalá yo hubiese tenido ese gran valor para darme a respetar y darme mi propio valor a esa  edad.

Son chicos y chicas que tienen un manejo de las tecnologías impresionante por lo mismo, su capacidad de desarrollo se potencializa y es por ello que hoy ya tenemos grandes científicos adolescentes y grandes inventores e inventoras. Eso no era común en mi época porque nosotros apenas y comenzábamos a usar un ordenador, hoy los jóvenes tienen todo el conocimiento en sus manos.

Dicen que son frágiles y afortunadamente lo son porque gracias a ello son más empáticos y conscientes de los problemas globales, hoy los y las adolescentes piensan en cómo mejorar el mundo, se preocupan por las causas sociales. Por ello me hizo mucho sentido el tuit del usuario @NandoGordillo: “Nos llaman la generación de cristal, pero son ellos los que se escandalizan viendo un médico con tatuajes, una mujer que no quiere ser mamá, una pareja atea o dos hombres tomados de la mano”. ¿Cuál será la verdadera  generación de cristal? ¿La que no puede superar ni trabajar con sus propios prejuicios o la que ya le parece absurdo tenerlos?

Pensarse mejor que los jóvenes porque aguantamos abusos de todo tipo, porque confundimos responsabilidad con explotación, confundimos felicidad con caber en la caja y confundimos fortaleza con violencia no nos hace más fuertes, nos hace realmente unos pusilánimes que tenemos que aprender a escucharles para lograr rescatar lo que nos queda de dignidad pues es un hecho que somos nosotros los que hemos estropeado al mundo y ahora son ellos quienes están tratando de dar soluciones. Por ello que me da muchísima pena escuchar gente de mi edad juzgándolos con tal soberbia que tan solo me aguanto las ganas de decirles “Prefiero seres de cristal, transparentes y auténticos que seres cagados de prejuicios cuya fortaleza radica en sentirse superiores a los demás”.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @HadaCosquillas

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.