Opinión

Vino Rosado

El jugo de las uvas, casi siempre, es incoloro y será la piel de estas lo que le impregne de color al vino.
viernes, 18 de junio de 2021 · 14:14

El vino rosado, también conocido como “Rosé” (por su nombre en Francés), ha ido adquiriendo relevancia internacional y se ha vuelto una bebida de moda entre mucha gente. Las características de este vino son muy peculiares y por ende, apelan al gusto del consumidor que encuentra en él diversos atributos de alta satisfacción. Pero… ¿qué es el vino rosado exactamente y por qué es tan popular? Pues veamos, para entender cómo se obtiene y se produce el “rosé”, hay que remontarnos al momento en que las uvas son llevadas a las instalaciones donde habrán de ser procesadas; como seguramente habremos escuchado, si la meta es producir vino blanco, entonces las uvas serán comprimidas para extraer el jugo y separadas de la piel y las semillas inmediatamente (para evitar esos colores y sabores en el vino). Pero si – por el contrario – la idea es producir vino tinto, entonces el jugo obtenido de las uvas será fermentado junto con la piel de las mismas para que se obtenga el color y los compuestos que se encuentran en esta capa exterior. El jugo de las uvas, casi siempre, es incoloro y será la piel de estas lo que le impregne de color al vino (¡por eso se dice que se puede producir vino blanco con uvas tintas!).

Pero entonces, ¿qué sucede con el vino rosado? Pues es precisamente un punto intermedio entre ambos. El jugo obtenido de las uvas pasa un cierto tiempo en contacto con la piel de estas, pero de forma limitada, por lo cual el color del vino (y sus sabores y aromas) no serán aquellos característicos del vino tinto, sino menos robustos y menos intensos. De allí que el vino rosado tenga ciertos atributos que le dan un toque diferente y lo hace más complejo que un vino blanco, pero al mismo tiempo, conserva la frescura y ligereza de este. Es importante destacar que a diferencia de aquello que se piensa, el vino rosado (sin burbujas) no se obtiene mezclando vino tinto y vino blanco, por lo general, a menos que sea un vino de producción en masa y que esté permitido por las regulaciones del país donde se produce. En dicho caso, es mucho más común que este proceso de mezclar vino tinto y blanco tenga lugar en la producción de vino espumoso, por ejemplo, donde las características y atributos del vino son muy diferentes al de vino regular.

Por último, existe otro método conocido como “saignee” (“sangrado”, podría decirse, por su nombre en Francés), mediante el cual se extrae un poco de vino tinto a medio proceso de fermentación, resultando en un vino rosado con mas cuerpo e intensidad, pero también, esto hace que el vino tinto del cual se extrajo tenga mayores niveles de concentración. Es un ganar-ganar para ambos vinos.

Ahora bien, en términos de la región con una de las mayores famas en producción de vino rosado es el sur de Francia (Provence). Prácticamente cualquier vino rosado producido en esta zona gozará de alta reputación por su calidad. En ese sentido, California, Estados Unidos, también ha ganado notoriedad por su vino rosado de características simples y que apelan al gusto del consumidor que busca vinos rosados afrutados (y en muchas ocasiones, dulces).

Por todo lo anterior y considerando que en estos días se celebra el Día del Vino Rosado, no se necesita un pretexto para descorchar una botella (recordemos que se sirve frío o ligeramente frío). ¡Feliz día del Vino Rosado!

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @BeyondTheGrapes

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.