Opinión

Ana Paula, correr un maratón con seis corazones y 12 piernas

Ana Paula empezó su historia como corredora buscando un balance entre su gusto por la comida  y una vida sana.
domingo, 13 de junio de 2021 · 18:15

Pisando Fuerte
El corredor recreativo y su mundo

En un acto de contrición, Ana Paula confiesa que disfruta mucho la comida, en especial los carbohidratos en todas sus formas y consistencias; desde pasteles hasta pastas pasando por el pan en las diversas presentaciones y sabores que existen y puedan llegar a existir; esa es su debilidad, pero encontró el antídoto en los entrenamientos para maratón, por lo que cada gramo de harina lo suda por completo.

Ana Paula, (Ana Pau le digo yo) empezó su historia como corredora buscando un balance entre su gusto por la comida  y una vida sana, ella dice que empezó a correr “formalmente en el 2008” y apenas un año después ya estaba en las calles de Washington rumbo a la meta por sus primeros 42 kilómetros.

Cruzar la meta de ese primer maratón no la hizo dudar y supo que esos 42 mil metros que por primera vez hacía le daban el título de maratonista, solo que lo tenía que renovar de vez en vez, ¿cómo?: correr los llamados maratones “majors”. El primero fue Chicago y siguieron Berlín, Nueva York, Tokio, Londres… para Boston estaba lista, casi a punto de subirse al avión y la pandemia la frenó, a ella y unos 40 mil corredores más… y será hasta nuevo aviso, porque sabe que ese pendiente llegará el momento de tacharlo de su lista de cosas por hacer en esta vida.

La mañana en la que Ana Pau empezó a correr en las calles de Ciudad Universitaria en la Ciudad de México, buscaba redimir las calorías consumidas y muy pronto se dio cuenta que además de eso le gustaba correr, era algo que no pudo describir, pero la sensación le era muy placentera, así que siguió corriendo para darse cuenta que, junto con todo lo demás, ese momento de trotar era un regalo de ella para ella y estar sola, un sitio fuera de ser madre, esposa, ejecutiva… corriendo es Ana Pau la maratonista.

Ya una vez enganchada en esto de gastar los tenis y algo más; Ana Pau se ha ido reencontrando y sabe, por ejemplo, que al correr sus cinco sentidos se avivan y se ponen en alerta, este goce sensorial de identificar cada uno de sus maratones por colores y olores, además los escucha a través de las porras aun en Tokio en donde predomina un idioma diferente, y tocar las ciudades no solo con lo pies y el gusto se le activa junto con el resto de las sensaciones.

Ana Pau es muchas cosas en su vida diaria, además de corredora, es consultora en comunicación y autora del libro “La biblia de la comunicación eficaz: Evita declaraciones desafortunadas ante cualquier audiencia”, que recoge apenas un poco de lo mucho que sabe sobre capacitar voceros que les ayuda a evitar lamentarse por usar la palabra fuera de tono y que por su labor tienen la necesidad de hacer declaraciones públicas, ya sean políticas, deportistas o del mundo de la farándula … a lo qué sea que se dediquen.

Nos comenta que en el ejercicio de correr ha encontrado claves que le resultan fundamentales en su profesión como son la disciplina, profundizar en el autoconocimiento y saber la verdadera importancia de la constancia, máximas que en la práctica laboral como en la de correr, están siempre presentes..

Sabe que la corrida es como la vida, todos podemos tener una mala carrera y lo mismo es con el día a día, los deseos pueden ser impuntuales al horario de nuestra planeación, así que Ana Pau considera que “a todo el mundo le puede ir  mal alguna vez y eso no dice nada de ti, lo relevante  es: practicar, practicar y seguir practicando”.

Ana Pau además, de una adicta confesa a los carbohidratos, lo es al concreto; esas moles que se llaman edificios y por eso prefiere correr en las calles de su ciudad, la misma de los Palacios. Los fines de semana corre sobre Reforma, sin música más que la que arman los ruidos urbanos que a pesar de que sea temprano es una ciudad que nunca está en silencio, luego baja hacía el Zócalo, al Monumento a la Revolución y regresa a Lomas de Chapultepec, así que de tener la opción de correr en la montaña o en la playa… ella prefiere el concreto de la ciudad.

Por ahora, pacientemente espera el regreso de las carreras presenciales para cerrar su ciclo de los “majors”; Boston ahí sigue; Ana Pau lo sabe y espera correrlo en 2022, el año pasado como ya estaba inscrita y se llevó a cabo de manera virtual en septiembre del 2020, “nos dividimos los kilómetros entre la familia de esa edición virtual y lo corrimos, pero lo tengo que hacer presencial y en una segunda parte de esta columna regresaré a contarles mi experiencia”, nos promete Ana Pau, y no tengo duda de que lo va a lograr.

Por lo pronto se mantiene corriendo y aguarda que se pueda realizar el medio maratón de la CDMX, no deja de entrenar y seguirá corriendo toda la vida porque nos dice: “quiero ser una viejita correlona que esté en muchas carreras, y sé que correr es un deporte muy celoso que de no respetarlo el cuerpo te pasa la factura, por eso me cuido, seguiré corriendo el tiempo que mi cuerpo me lo permita”.

Ana Pau, además de pastas y sabrosos panes se alimenta de recuerdos, como ese maratón de Londres en el que la acompañó su esposo y sus cuatro hijos (¡¡¡tiene triates!!!).

“Me interceptaron en la milla 9, fueron unos segundos los que los vi, nos dimos un abrazo y seguí corriendo rumbo a la meta”, Ana Pau sabía que esa imagen del kilómetro 14.4 la iba acompañar hasta la meta, pero a diferencia de otros maratones, este de las calles de Londres lo estaba corriendo con seis corazones y 12 piernas.

A Ana Pau le gusta correr con:

Tenis: Brooks Glycerin

Playera: Le da lo mismo la marca que sea

Short: Le da lo mismo la marca que sea

Reloj: Garmin

Para leer

Ana Paula nos recomienda:

Haruki Murakami. De qué hablamos cuando hablamos de correr. Todo un clásico, en el que

Ana Pau encuentra esa mística que hay que tener como corredores. Sin duda es un libro que todo hemos leído, en mi caso más de una vez y lo tengo de cabecera porque Ana Pau tiene razón, encuentro citas como esta: “La mayoría de los métodos que conozco para escribir novelas los he aprendido corriendo cada mañana”. Es más, lo voy a volver a leer gran recomendación.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @gdlpedro

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.