Opinión

Los ganadores y los perdedores de la elección

Hay un ganador que no es en ningún sentido de buen augurio para nuestro país: el crimen organizado.
jueves, 10 de junio de 2021 · 09:07

Con el 99.55% de actas contabilizadas de la votación para elegir diputados federales, la cámara prácticamente esta dividida en dos bloques, la mayoría absoluta para Morena y sus aliados, la oposición con un poco menos de la mitad como contrapeso político.

En cuanto a las gubernaturas el indiscutible triunfador es Morena, pero…

En realidad, los partidos políticos no han sido ganadores o perdedores de nada en esta elección. Quienes triunfaron fueron los ciudadanos al poder ejercer su derecho al voto y que su decisión haya sido protegida por el Instituto Nacional Electoral, que ha demostrado su valor e importancia para mantener la democracia en nuestro país.

El INE soporto casi estoicamente los embates del presidente y sus operadores políticos que trataron de desacreditar a la institución. Cuando no pudieron desacreditarla amenazaron con desaparecerla porque creían segura una aplastante mayoría calificada en la cámara de diputados; situación que los mexicanos responsablemente evitaron.

El INE como institución, el marco jurídico que le da vida, legitimidad y legalidad, sus regulaciones internas, procedimientos, demostró que es una institución que con los años se ha vuelto fuerte, cumpliendo su función como organismo autónomo. Este actor ha sido el primer ganador de la elección. Tendremos INE en el futuro y depende de la ciudadanía seguir defendiendo a esta institución como uno de los organismos protectores de la democracia.

El segundo ganador, es la ciudadanía. Sin importar la tendencia ideológica o política, los mexicanos pudieron emitir su voto y hacer que su decisión valiera, demostrando que hoy son un electorado que no es tan fácil de comprar, intimidar o coaccionar. Participaron más de 1.3 millones de ciudadanos en la instalación, operación y cuidado de las casillas en esta elección. Ciertamente quedó demostrado que hoy somos una sociedad mexicana muy polarizada, pero pudimos expresar nuestro acuerdo o desacuerdo en las urnas, en lugar de emplear la violencia, por ejemplo.

Los ciudadanos ganaron porque a pesar de estar enfrentados ideológica y políticamente, han dado muestras de civilidad y de tolerancia, aunque esta ultima cada vez mas pende de un hilo.

También ganó la ciudadanía porque en esta ocasión tuvo acceso a más información sobre los candidatos, sus propuestas y sus antecedentes que en ninguna otra elección. Información de muy diferentes puntos de vista.  El electorado tuvo la posibilidad de hacer un voto mejor informado y a diferencia de lo que piensa el presidente, un voto mejor informado es un voto más responsable y exigente.

Los partidos políticos no tienen nada que celebrar. Ellos son los principales perdedores

En primer lugar, la oposición presentó candidatos rancios con pasados políticos dudosos, cuadros añejos que salvo en poquísimas excepciones permitieron la llegada de candidatos nuevos con una visión política del siglo XXI.

Muchos ciudadanos les otorgaron su voto no por un real convencimiento o adhesión a sus proyectos de gobierno, sino por ser una propuesta de oposición a Morena y sus candidatos, que consideraron peores que a la oposición. Los ciudadanos votaron por “el menos malo”, con recelo y porque no había mas alternativa.

La oposición no recibió un voto de confianza, debe tenerlo claro, recibió un voto para castigar a Morena y al presidente, por lo que los ciudadanos no tendrán tolerancia a situaciones de corrupción o negociaciones por debajo d e la mesa en la cámara de diputados. Si la oposición quiere constituirse como una verdadera opción para 2024 le queda mucho trabajo por delante, comenzando por renovar sus cuadros políticos con verdaderos ciudadanos sin vicios políticos. Sus posicionamientos ideológicos y propuestas deben solucionar las problemáticas de los mexicanos en la realidad, no con populismo. Su comunicación con los ciudadanos debe ocupar un lugar prioritario.

Morena y sus aliados por su parte, son quienes menos han ganado. Fueron castigados duramente por una proporción importante de mexicanos. Perdieron a los votantes que, en 2018, hartos de la corrupción política creyeron que López Obrador realmente haría los cambios necesarios, pero descubrieron que era más de lo mismo. Morena perdió el voto de la mitad de la CDMX, bastión del Lopezobradorismo por más de 20 años.  Morena está perdiendo la clase media, cuyo apoyo fue fundamental para ganar en el 2018.

Estos mexicanos le cobraron a Morena la pésima gestión de la pandemia tanto en materia de salud como económica, los feminicidios y la violencia generalizada en la que miles de hombres y mujeres han sido privados de la vida, el nepotismo y la corrupción de sus secretarios de estado, el gasto sin sentido del erario, le cobraron la corrupción en el sistema colectivo Metro, le cobraron los 26 muertos de la Línea 12.

Así que no, los partidos políticos no tienen nada que celebrar, son los grandes perdedores de la elección. Desde ahora hasta 2024 los mexicanos estarán más informados, serán más exigentes, más conscientes de sus decisiones y sobre todo más demandantes. La elección que viene en 3 años no será fácil para los políticos.

Como apunte final, hay un ganador que no es en ningún sentido de buen augurio para nuestro país: la delincuencia organizada. Ha quedado claro que los “abrazos y no balazos” les ha dado el escenario propicio para aumentar su capacidad criminal y penetrar y controlar a los gobiernos locales, no solo a través de la corrupción sino de la violencia de alto impacto.

En conclusión, los ciudadanos tenemos mucho que celebrar y mucho que hacer hacia el 2024.

Los partidos políticos por su parte tendrán que atender las exigencias de una sociedad cada vez más demandante, más informada, mas madura políticamente, mas consciente de la democracia. 2021 les ha dejado la vara muy alta.

Al gobierno le corresponde atender la amenaza a la permanencia del Estado mexicano que representa la delincuencia organizada para evitar su injerencia en el campo político, un escenario que puede resultar catastrófico para el futuro de nuestro país.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @GNava1980

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.