Opinión

La gratitud como un acto revolucionario

En México lamentablemente tenemos muy introyectada una especie de cultura de la queja. El punto es que no nos enfocamos en aquello que sí nos puede producir un bienestar.
domingo, 9 de mayo de 2021 · 17:46

En México lamentablemente tenemos muy introyectada una especie de cultura de la queja. Nos la pasamos quejándonos de todo lo que advenga en la vida. Que si hace frío, que si hace calor, y así un montón de quejas que van desde lo más nimio hasta lo más trascendente. El punto es que no nos enfocamos en aquello que sí nos puede producir un bienestar. Tan solo observe cómo es su ámbito laboral, ese micromundo en el que nos desenvolvemos diariamente es en lo cotidiano de un nicho de quejas, la mayoría de las personas están inconformes con lo que hacen diariamente y no lo digo yo, lo dicen todas las encuestas de satisfacción laboral por lo tanto, la queja es la enunciación cotidiana de cada persona. Esto se reproduce en la familia, de ahí que tenga casi puras amigas solteras porque me cansé de escuchar a algunas solo quejándose del esposo; de la familia lo trasladamos a la sociedad. La queja como modus vivendi del mexicano, ¿triste no?

Todo esto es una inercia que traemos quizá de tiempos ancestrales sin embargo ¿nos hace felices? Obviamente no, no puede generarnos bienestar estar contantemente enfocándonos en lo negativo de todo y esto que digo tiene fundamento científico pues son ya varios los neurocientíficos que han reconocido el impacto de las emociones en el cuerpo físico y la mente y en cómo esto nos determina para estar en el mundo. Así pues, si queremos seguir sintiéndonos mal pues sigamos siendo los mismos pero si en verdad queremos un cambio en la vida y en el mundo tenemos que asumir la responsabilidad de nuestra propia existencia y dejar de esperar que venga un gobierno a satisfacer nuestras necesidades o peor aun, a resolver nuestros problemas.

Piense tan solo en el ejemplo que daba, una amiga casada que todo el tiempo se queja del esposo; quizá al inicio la escuchaba, la trataba de comprender y si era preciso hasta consolar pero si año tras año sigue el mismo discurso de queja ¿no es lo más lógico que ella se separe y tome las riendas de su propia vida? Pero entonces por qué aunque  se sienta tan infeliz ¿sigue ahí? Pues porque es muy cómodo ser la víctima, finalmente no le falta nada para su sobrevivencia y se ha acostumbrado tristemente a quejarse en lugar de arriesgarse. Algo parecido es lo que hacemos todos cuando vivimos quejándonos de cuanta cosa pasa pero si comenzamos a enfocarnos en lo que también pasa y que nos beneficia quizá encontremos menos cosas por las cuales quejarnos. Y no, esto no es un mensaje motivacional, antes muerta que ser un coach todo esto lo digo desde las teorías de la neurociencia en donde se ha descubierto que si practicamos la gratitud nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés, se reduce considerablemente lo cual nos genera menos malestares físicos y más calidad de vida, segregamos más serotonina, este neurotrasmisor conocido por ser el neurotrasmisor de la felicidad lo cual por ende nos hace sentir bienestar. Algunos estudios hechos en grandes universidades[1] se han enfocado en estudiar el impacto que tiene el ser agradecido en el bienestar de las personas y han puesto a un grupo de personas a que lleven un diario de la gratitud y a otras que hicieran su vida tal cual, con el tiempo resultó que aquellas que solían hacer consciente el acto de agradecer tenían mejor sistema inmunológico, su nivel de mortandad se redujo el 43% , su vida tenía mucho más calidad, sus proyectos y anhelos se concretaban, eran mucho más sanos y por lo tanto, se sintieron más felices. Tenga o no sentido esto para usted, es un hecho comprobado.

Entonces ¿por qué propongo la gratitud como un acto revolucionario? Porque si comenzamos a agradecer lo que sí existe en nuestra vida y lo vamos extendiendo a nuestro entorno, nuestra sociedad, nuestro país y el mundo en general, nos daremos cuenta de que hay mucho más porque estar agradecidos que por aquello que no. Vivir en México es un privilegio y lo veo a diario en mi comunidad donde abundan los extranjeros quienes deciden vender todo en sus países con tal de venirse a vivir aquí, tenemos todos los recursos la prueba está en cómo ambicionan otras Naciones tenerlos. Tengo la impresión de que muchos mexicanos no están realmente conscientes del suelo en el que habitan y lamentablemente se dejan llevar por los discursos demagógicos de los políticos como si éstos fueran los especialistas en el país. Nosotros somos quienes debemos hacer valer nuestro derecho a vivir bien y esto lo lograremos si dejamos de engancharnos y ser solo la materia prima de los gobernantes y comenzamos mejor a dejar ese discurso de queja y reclamo y nos ponemos a ver qué si nos ofrece nuestro país, cómo lo podemos cuidar entre todos pues seguir dejándole ese trabajo a los gobernantes nada más es pésima idea para nuestro bienestar. Tenemos que involucrarnos como pueblo, seamos maduros ya y responsables de nuestro propio camino en el mundo. La solución a nuestros problemas no está en unas urnas, está en nuestra mente y nuestra disposición de trabajar para nuestro bienestar y el del mundo. Así que mi convocatoria está en que desde que abramos los ojos, seamos agradecidos pues no todos los países tienen la misma suerte y tanto privilegio como México. Si bien, hemos atravesado situaciones dolorosas pero nos tenemos como pueblo para apoyarnos y salir avante con la ayuda de los beneficios que la geografía nos ha otorgado, en verdad, dense cuenta de ese gran privilegio y que independientemente del gobierno, de nosotros depende poner alto a todas las injusticias y realidades tan lamentables en nuestro país. Por muy difícil que esté nuestro panorama siempre hay algo que agradecer, pienso en Viktor Frankl cómo es que pudo encontrar sentido a su vida y hasta ofrecernos a nosotros la herramienta para hacerlo dentro de un campo de concentración. Sinceramente, pienso que si comenzamos a cambiar nuestra perspectiva de la realidad, haremos una verdadera revolución, sin linchamientos, sin dolor, ya basta de tanto odio, como dijo Ghandi “Seámos el cambio que queremos ver en el mundo”.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @HadaCosquillas

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

 

[1] Si te interesa el tema y quieres saber las fuentes científicas de todo lo que enuncio, contáctame y con gusto te comparto toda la información que tengo pues es mucha.