Opinión

Si corres con tu perro, sigue estos consejos de Miguel

¿Quieres generar cercanía entre tu perro y tú? Hay tres factores básicos, afirma Miguel Otero fundador y director de la escuela de cultura canina Escul-Can.
domingo, 23 de mayo de 2021 · 18:40

Pisando Fuerte
El corredor recreativo y su mundo

“Vamos
hombre y perro reunidos
por la mañana verde,
por la incitante soledad vacía
en que solo nosotros
existimos,
esta unidad de perro con rocío
y el poeta en el bosque…”.

Este texto es tan solo un parte de “Oda al perro” del poeta Pablo Neruda, ganador del Nobel en literatura en 1971, pero es suficiente para dar una imagen sólida de esa unidad, ese binomio que se genera entre perro y humano; por ello, para salir a correr con tu compañero peludo sea la mejor experiencia que tengas, buscamos la voz de un experto, aquí parte de lo que nos recomienda.

Si quieres generar cercanía entre tu perro y tú, hay tres factores básicos; nos dice Miguel Otero fundador y director de la escuela de cultura canina Escul-Can. El primero de ellos es la comida; segundo, la dominancia y tercero, el apego. “Si partimos de que los perros de todas las razas son seres gregarios y trotadores por naturaleza… el apego que se va a generar corriendo con tu perro será único; imagínate, sacarlo a correr, lo que está en su morfología, y en compañía de quien le da de comer, no hay mejor combinación”.

Sobre lo anterior, Miguel nos advierte una serie de puntos básicos, algunos incluso para no poner en riesgo la vida de tu perro; como sería evitar darle de comer previo o durante el ejercicio, la razón: los perros tienen un estómago flotante, por lo que darles alimento o agua antes de salir a correr les puede provocar una torsión gástrica, ya que el perro puede echarse o girar, mientras que el estómago no “lo que genera que el alimento quede atrapado en el estómago; es decir, no pasa al intestino y no puede vomitar, lo que le va a provocar la muerte casi de inmediato. Y al concluir la corrida esperar al menos un par de horas antes de darle de comer o agua, con esto le estás salvando la vida a tu perro”.

Como parte de las indicaciones básicas, Miguel sugiere estar atentos durante la corrida y en caso de que empiece a jadear es señal que tiene calor, “el perro no suda, él regula el calor a través de la aeroventilación: saca aire caliente y mete frío, por eso es recomendable llevar un atomizador con agua y de esa manera poder controlar la ingesta de agua y evitar saturar su estómago, es importante remojar belfos, panza y genitales; nunca en el lomo porque se crea un espejo y los rayos del sol van a evaporar y lo van acalorar; así, de esta manera, cuando corras con tu perro, al igual que tú, puede estar hidratado.

La mejor manera para conducir al perro, ya durante el trote, Miguel indica que la maniquera de la correa se debe llevar en la mano derecha y controlar al perro con la izquierda; además, “lo ideal es que entre el perro y el dueño la correa forme una U, señal de que el perro no se jala ni se atrasa… que trota parejo a ti. Lo ideal es que lleves las manos libres por si llega a darse alguna caída”, sugiere Miguel, y no llevar al perro si correa aunque lo puedas hacer, “porque lo marca la ley de Cultura Cívica de la Ciudad, así como levantar sus heces”.

No es recomendable que cuando lo lleves a correr use collar de castigo, a menos que el perro esté totalmente habituado a su uso, ya que se puede ir ahogando, y “lo mejor es acostumbrarlo a correr con pechera”.

Sobre el empleo de la correa, Miguel lamenta la poca cultura canina que tenemos en la ciudad y que deriva en una tenencia irresponsable de estas mascotas. “La realidad es un contraste, ya que en algunas zonas de la ciudad ves perros sueltos, sin correa, mientras sus dueños toman café y en otras zonas los animales parecen tinacos: amarrados en la azotea, por eso debemos avanzar en una tenencia responsable, y que es la que implica tres cosas fundamentales; alimentación, cuidados clínicos veterinarios y, sobre todo: educación”, sentencia este experto en perros.

“Educar a tu perro es para tener una mejor convivencia, para que sea un compañero de vida y de esa manera llevarlo a correr o viajar en el auto de manera responsable; en fin, es para mejorar no solo la convivencia del dueño sino de la ciudadanía en general”, precisa Miguel sobre la tenencia responsable de mascotas.

Miguel reflexiona sobre los aspectos necesarios para que un perro sea un buen corredor y resalta la obediencia básica y “que son órdenes de control”, por lo que sugiere a la comunidad de corredores que corren con su perro tomar un curso básico de inducción, ya que “es invertir cuatro fines de semana para entrenar a tu perro y sirve para toda la vida, no es para competir, es para mejorar la convivencia, se trata de órdenes como: sentado, echado, quieto y que camine a tu ritmo, sin cruzarse y siempre a tu lado; ya que se disfruta más una carrera con un perro obediente”.

Finalmente, sobre el tema de la inseguridad que vivimos y a la que todos estamos expuestos, Miguel recomienda que en el caso de algunas razas sí es conveniente evaluar un adiestramiento para guardia y protección, y en el caso de perros grandes para que los controlen personas de poco peso, existe el adiestramiento para aprender a controlarlos sin que dañen a su amo.

Y algo que es fundamental, no olvides para tu perro los básicos que tú mismo haces para correr; carga de carbohidratos y proteínas previo a una corrida larga, comer abundante posteriormente… y en especial, al día siguiente, al igual que tú, está cansado… déjalo reposar.

En el caso de mi perra Aretha, la formación de EsculCan nos ha servido mucho: corro con Aretha a mi lado, no ladra solo trota a paso firme; de pronto me mira y recuerdo las palabras del poeta chileno: …la vida caminando, respirando, creciendo, y la antigua amistad, la dicha de ser perro y ser hombre convertida en un solo animal que camina moviendo seis patas y una cola con roció.

Miguel nos recomienda

Para ver: Tierra de lobos (Wolves at Our Door). Este documental es una producción de Discovery Channel y Miguel lo recomienda como una muestra de los que es la convivencia con animales que son similares a los perros, muestra diversos aspectos que funcionan en la relación que se genera entre el humano y las mascotas. Es la historia de la pareja Jim y Jamie Dutcher, que para criar una manada de cachorros de lobos grises lograron filmar su crecimiento, desarrollo y comportamiento, siempre cambiante. Lo que nos deja este documental es una sensación de poder desarrollar una sana convivencia.

Para leer: Colmillo blanco. Sin duda una obra clásica que retrata como pocas piezas literarias la relación que se genera entre los humanos y los perros, siempre se va a disfrutar releer esta gran novela de Jack London.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @gdlpedro

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.