Opinión

Reducción de daños y salud global

La reducción del daño tiene varias experiencias prácticas en México las cuales son poco conocidas y han tenido obstáculos, administrativos, de financiamiento y seguimiento.
domingo, 16 de mayo de 2021 · 18:39

El actual sistema internacional de control de drogas supone un dispositivo global que oscila entre esquemas de flexibilización con enfoques de salud y fiscalización hasta casos punitivo-restrictivos. Por esto, el consenso prohibicionista es bastante fuerte y cerca de 151 países han adoptado medidas como la criminalización del consumo, planes de prevención poco efectivos basados en la abstinencia o esquemas de tratamiento deficientes o violatorios a los derechos humanos.

La organización Harm Reduction International (HRI), define a la reducción de daños como : las políticas, programas y prácticas dirigidas principalmente a reducir las consecuencias adversas de salud, sociales y económicas del uso legal e ilegal de drogas psicoactivas sin necesariamente reducir su consumo. Y añadiendo que, La reducción de daños beneficia a los usuarios de drogas, a sus familias y a la comunidad.

Sería destacable señalar que en el año 2009 se publicó la guía orientación para que los países establezcan objetivos de acceso a la prevención, el tratamiento y la atención del VIH para usuarios de drogas inyectables, documento publicado en colaboración con la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDOC), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y SIDA (ONUSIDA) y la Organización Mundial de la Salud.

En donde señalan, que para reducir la epidemia de VIH/SIDA, HVC y Sífilis así como evitar más complicaciones secundarias al consumo de sustancias psicoactivas, recomiendan las siguientes acciones:

Intercambio de jeringas, pruebas de VIH y consejería, tratamiento para VIH/SIDA, entrega de preservativos, intervenciones conductuales, prevención y manejo de HVC, tuberculosis y trastornos mentales, intervenciones en sexualidad y salud reproductiva, proveer de naloxona y entrenamiento en prevención de sobredosis para los usuarios de drogas inyectables y por último, las salas de consumo supervisado.

Reducción de daños en México

La reducción del daño tiene varias experiencias prácticas en México las cuales son poco conocidas y han tenido obstáculos, administrativos, de financiamiento y seguimiento. Los esfuerzos tanto gubernamentales como de la sociedad civiles han integrado este modelo en la salud pública el cual sigue en tensión y expansión con el modelo prohibicionista.

En 1988 se introdujo en México el primer programa de intercambio de jeringas por una asociación civil y diez años después se publicó la primera cartilla para usuarios de drogas inyectables. En el año 2001, Centros de Integración Juvenil (CIJ) inauguró la primera clínica de mantenimiento con metadona para usuarios de heroína en Ciudad Juárez, y tres años después en Tijuana. En 2003, el Gobierno mexicano, a través del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (CENSIDA) y la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC) se pronunció a favor de la reducción de daños y presentaron una propuesta para la prevención del VIH e incluyeron el concepto en la Norma 028, por mencionar algunos.

Por su parte el 18 de junio de 2020 el gobierno mexicano presentó la Guía breve para la implementación del enfoque de reducción de riesgos y daños con usuarios de drogas, publicado por la CONADIC, en conclusión, haría un llamado para fortalecer estos programas y que las personas interesadas conozcan mas sobre las experiencias de reducción del daño en el país.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @jonasartre

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.