Opinión

En pie de guerra

López Obrador está en pie de guerra contra todo aquel que, desde su punto de vista, represente una amenaza para los planes de continuidad de la 4T.
domingo, 16 de mayo de 2021 · 18:39

El presidente Andrés Manuel López Obrador está en pie de guerra contra todo aquel que, desde su punto de vista, represente una amenaza para los planes de continuidad de la 4T.

Así lo ha demostrado día con día desde la conferencia mañanera, donde se fincan acusaciones y responsabilidades a periodistas, intelectuales, opositores, candidatos, consejeros del INE, jueces y magistrados que sean vistos como un obstáculo por el inquilino de Palacio Nacional.

El último episodio de la belicosidad presidencial se hizo evidente el pasado 10 de mayo, cuando la Fiscalía General de la República anunció, en un comunicado, el inicio de investigaciones contra los candidatos al gobierno de Nuevo León del PRI y de Movimiento Ciudadano, Adrián de la Garza y Samuel García, respectivamente.

En abierta violación a los mandatos de la veda electoral, el presidente se ha lanzado como nunca contra los opositores que pudieran descarrilar sus planes para que el lópezobradorismo se mantenga en el poder más allá de este sexenio.

Pero en el caso de la disputa por Nuevo León, al presidente le ha salido el tiro por la culata. Ahora, los candidatos opuestos a Morena son más populares que nunca y seguramente alguno de ellos ganará la gubernatura del estado, dejando en un lejano lugar a la aspirante morenista, Clara Luz Flores, cuya campaña ha sido un verdadero desastre.

Así como el presidente la ha emprendido contra los opositores, también ha declarado la guerra al INE, a los órganos autónomos, a los intelectuales y periodistas y a todo aquel que se oponga a su proyecto.

El presidente López Obrador está en pie de guerra contra todo y contra todos. Incluso contra la Constitución y aquellos ordenamientos legales que le impiden hacer lo que le venga en gana.

Por ello, las señales de alerta están encendidas ante un gobernante que ha concentrado una gran cantidad de poder y que se ha convertido en una amenaza para la estabilidad del país, y hasta para él mismo.

Quien debiera ser el primero en respetar la ley, se ha convertido en un agente que subvierte el orden constitucional. El primero que debiera llamar a la concordia y unidad, es quien primero ataca, descalifica, condena y divide.

López Obrador se ha convertido en el primer generador de discordia en un país diezmado por la pandemia, por la falta de medicamentos, por la terrible inseguridad e impunidad que privan en todo el territorio nacional, por la violencia desatada contra niños y mujeres, por la ineptitud y una mal entendida austeridad que ha provocado muertes, como lo ocurrido en la Línea 12 del Metro.

El presidente ha puesto por encima de todo su obsesión por prolongar su mandato y su legado. Se ha propuesto ir con todo hasta cumplir ese propósito al costo que sea. No importa si en ello el país se le va de las manos.

México tiene a un presidente en pie de guerra que es capaz de todo; por ello es indispensable que todos salgamos a votar el próximo 6 de junio para poner un dique a las ocurrencias de López Obrador y su movimiento, antes de que sea demasiado tarde.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @UZETASUM

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.