Opinión

Para cultivar poder, se necesita de dos

¿Qué compone a una pareja de poder o power couple?
martes, 11 de mayo de 2021 · 17:52

Pues son aquellas que se han convertido en una fuerza en su industria, ya sea en los medios, el sector privado, la política, o el entretenimiento, por nombrar algunas. Son esas medias naranjas que han probado que cuando se trata de cultivar poder, se requiere de dos.

En el mundo de la política, este tipo de dúos va en ascenso y más en el caso de las parejas presidenciables. Cada vez es más común que quienes se ostentaron como primeras damas, busquen conquistar la silla presidencial unos años después que sus esposos la desocupan, aprovechando no sólo el apoyo y la experiencia de sus pares para impulsar sus aspiraciones políticas, sino también el propio conocimiento adquirido durante la gestión de aquellos.

En la última década, han destacado diversos dúos en los que se aprecia un paralelismo de preparación, de experiencia en la administración pública, así como una relación con sus respectivos partidos. En estas parejas, las mujeres han logrado demostrar que su instinto político es igual, o inclusive ha superado al de sus esposos. Tal ha sido el caso de los Clinton, de los Kirchner, de los Calderón-Zavala.

Otro sector donde se despliegan parejas de poder transcendental es aquel de los negocios, donde vemos un desarrollo profesional admirable de ambos y observamos como compensan sus debilidades, con fortalezas. Juntos son el perfecto ejemplo de cómo unidos son más fuertes, y esto lo advertimos en matrimonios como los Gates (que a pesar de que se están divorciando seguirán trabajando juntos), los Bezos y los Buffet.

Y no podemos dejar de lado, las power couples famosas en el sector de entretenimiento, ya que, si por separado son ricos y famosos, cuando deciden unir celebridad, fortuna y talento se vuelven imparables y en conjunto amasan fortunas desorbitantes, tal como Jay-Z y Beyoncé, Tom Brady y Gisele Bündchen, y los Beckham.

Finalmente, una pareja poderosa es una en la cual los dos son igual de fuertes, al mismo tiempo que en su individualidad no pierden sus cualidades. Ninguno se resigna al segundo plano, ni depende del otro para aportar valor a su persona, sin embargo, juntos son inquebrantables.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @marisahurtadom

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.