Opinión

¿Luces, cámara, acción? Candidaturas del 2021

En lugar de tener de candidatos a jóvenes políticos talentosos, han preferido a José Joel, Ignacio Peregrín (hermano de Belinda), y más de 25 personas de las burbujas de la farándula, deporte e iglesia.
martes, 6 de abril de 2021 · 16:28

La contienda electoral ha iniciado de manera oficial. En estas votaciones se elegirán a quinientos diputados federales que formarán parte de la LXV Legislatura; así como otros legisladores locales. Sin entrar en cuestiones que podrían señalar a algún partido político en particular o de los escenarios posibles, una de mis mayores preocupaciones se centra en los procesos de selección de los candidatos. Durante los últimos días, los medios se han encargado de informarnos acerca de algunas candidaturas que en lugar de hacer relevos con los jóvenes que surgen de los cuadros, se decantan en lanzar los mismos rostros, o aún peor, gente con poca experiencia en la política y grandes focos en los escenarios (e incluso, en las instituciones religiosas).

Subrayo esto con gran pena ya que, en este año de pandemia, diversos foros de jóvenes políticos me han permitido conocer a rostros joviales de gran calibre con una larga trayectoria en hacer política. Ellas y ellos tienen las herramientas, conocimientos, experiencias, agenda, potencial para hacer un relevo generacional en las instituciones; sin embargo, en lugar de ello, se anuncian candidatos como José Joel, Ignacio Peregrín (hermano de Belinda), y más de 25 personas de las burbujas de la farándula, deporte e iglesia. Las razones no son del tanto extrañas, en un tiempo en el que la ciudadanía tiene poca confianza en sus instituciones, estos personajes atraen a los votantes que podrían garantizar, aunque de manera mínima, las representaciones partidistas.

Es una verdadera pena que las juventudes en la política ocupen pocos o nulos lugares. No menosprecio que hay mucho que aprender, bueno y malo, de los líderes políticos con mayor trayectoria; no obstante, las vías para nuevas caras deben ampliarse. En este sentido, aludo al concepto acuñado por la enviada de las juventudes de la Unión Africana conocido como co-liderazgo intergeneracional que habla de ese puente que busca coordinar a las diversas fases etarias para la cooperación simétrica en la toma de decisiones. Del mismo modo, México, como parte del Consejo de Seguridad de la ONU, tiene una responsabilidad con las resoluciones de la Juventudes, Paz y Seguridad que subrayan como uno de sus ejes la participación de las juventudes en los espacios públicos de sus países.

Las figuras públicas que menciono podrán estar informadas, y tal vez preparadas; pero relegan a quienes llevan un proceso de preparación formal e informal en la esfera gubernamental. Empero, sí existen esas juventudes interesadas e involucradas en la política de nuestro país. El reto principal es confiarles la batuta en lugar de pasar los reflectores a las figuras que ya gozan de una voz pública, muchas veces distante de la realidad de las circunscripciones que representan.

 

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @LaniAnaya

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.