Opinión

La otra pandemia

Nuestra libertad se vio amenazada por un enemigo invisible, nuestra mente ha estado bombardeada con mensajes de muerte cada instante.
lunes, 5 de abril de 2021 · 16:59

Ya hemos cumplido un año desde que nos dijeron que un mal acaecía en el mundo, la COVID-19, hoy día, esa es la nota y toda la población mundial desde niños hasta ancianos tenemos este tema en la mesa. Cabe decir que en estos tiempos que nos ha tocado es una de los mejores en el sentido de que en un año lograron sacar varias vacunas, cosa que antes era impensable. Sin duda, estamos en una era en la que los retos se convierten en problemas a solucionar. Pero existe otra pandemia mucho más silenciosa pero igual de mortal, la de la salud mental.

Ya son muchas las afectaciones que se han ido manifestando a partir de esta situación y no es para menos, hemos sido (unos menos que otros) encerrados, de un día para la otro, nuestra libertad se vio amenazada por un enemigo invisible, nuestra mente ha estado bombardeada con mensajes de muerte cada instante.

Era de esperarse que nos afectara de un modo importante. Incluso quienes ya tenían trabajo personal hecho han manifestado que con todo y sus herramientas personales también se han visto afectados, quizá menos pero si consideran que ya no es posible seguir así.

El cerebro se está viendo en suma afectado, las personas ya no están sintiendo ánimo de seguir adelante, se han manifestado incrementos de depresión, ataques de ansiedad y pánico, trastorno de sueño de un modo significativo.

Encerrarnos, y tener el trabajo y escuela en casa ha sido la solución más idónea para evitar contagios pero ha sido lo peor para el estado mental de los seres humanos.

¿Qué hacer ahora con respecto a esto? En primera instancia, reconocer que en verdad estamos afectados pues no es fácil para algunas personas identificar o aceptar que se está mal y saber que no se es el único que se siente mal y que es resultado de lo que hemos estado viviendo considero ayuda a que mucho ya levanten la mano, lo vi en mi colegio, muchos de los adolescentes no lo identificaban o aceptaban al pensar que solo a ellos les pasaba y cuando vieron que sus compañeras y compañeros estaban igual de entrada comenzaron a hablar y manifestar eso.

En segundo lugar es importante que se pida ayuda, nadie sale de estas afectaciones por si solos, es indispensable que  se tenga apoyo, acompañamiento y si es preciso, medicación. Hoy día estamos muchas personas practicando la meditación y vaya que es de gran ayuda sin embargo, el impacto ha sido tan fuerte que aunque si ayuda mucho ya no es suficiente. Hoy más que nunca necesitamos aprender educación socioemocional en todas las edades, es una educación que nunca hemos recibido pero que hoy en día hay programas para que de todas las edades recibamos esto ¿en qué ayuda educarnos emocionalmente? En que seremos capaces de sobrellevar los rezagos emocionales de la Covid 19 y lograremos una resilencia más pronta.

Es menester tomar esto con seriedad pues son males menores, el impacto de estar tanto frente a pantallas ha generado una gran alteración del sistema nervioso, nuestro cerebro ya ha sido muy afectado, hay estudios importantes que explican lo mucho que afecta estar frente a las pantallas y ahora con la pandemia hemos estado obligados a estar prácticamente todo el día incluso hasta para sociabilizar. Esto ya es causa suficiente para dejar de ser sanos, y si a esto le sumamos que incluso los encuentros sociales se están dando también a través de la pantalla. En definitiva, nos viene un problema de salud mental a nivel mundial y si no empezamos a detectarnos, a aceptarlo y ver qué podemos hacer, el mundo en el que habitamos, será un mundo muy enfermo. Pero no perdamos el ánimo, mejor veamos cómo nos ayudamos a nosotros mismos y qué podemos sugerir a los demás, afortunadamente ya hay personas que están trabajando para ofrecer muchas herramientas que nos ayudarán, ya sólo nos toca buscarlas y aplicarlas.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @HadaCosquillas

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.