Opinión

La impugnación de Damaris

Damaris quiere ser diputada federal, tiene biografía política en la izquierda, pero no el padrinazgo de quien fue su competidor, solo es militante destacada de su partido.
lunes, 5 de abril de 2021 · 16:59

Actos de poder

Damaris Hoyos Olivan es una joven mujer que se dedica a la política al tiempo que estudia economía en la UNAM. Ella es mujer de izquierda, milita en MORENA. Ha hecho trabajo de partido en Ixtapaluca, Estado de México, pero también ha salido a Centro y Sur América a participar en encuentros con jóvenes de otras latitudes.

Ella quiere ser diputada federal, se inscribió en el proceso interno pero los acuerdos cupulares no la dejan pasar. El convenio de coalición de MORENA-Verde-PT determinaron que el distrito 12 sería para el partido MORENA.

Se dice que hubo una encuesta en la que habrían participado el diputado federal con licencia Felipe Arvizu (quien renunció a la reelección para postularse a la presidencia municipal); Damaris Hoyos; Antonio Vázquez, responsable en Ixtapaluca de los programas federales (nadie sabe si renunció al cargo) y Armando Corona, postulado por el Verde a la presidencia municipal pero que de la nada apareció como el ganador de la presunta encuesta.

La impugnación de Damaris ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en su Sala regional y la Sala Superior, se da en dos vertientes:

1. Las irregularidades al modificar la convocatoria y el convenio de coalición. No se notificó a la militancia de esos cambios.

 2. La doble participación de Armado Corona en dos procesos internos para cargos distintos. En su partido, el Verde, era el candidato único a la presidencia municipal. En MORENA apareció de la nada para ser candidato a diputado federal.

Debo decir que Corona es también muy joven, quizá uno o dos años mayor que Damaris. Su carrera política comienza casi de la nada. Por desgracia, su padre, del mismo nombre y que fue alcalde y diputado federal, lamentablemente falleció hace unos meses. Armando Corona padre era un político priista que tenía bajo su control al PT, al Verde y a Movimiento Ciudadano. También tuvo injerencia en el PRD, pero, principalmente, en el PAN. Aparentemente, estaba confrontado con el Movimiento Antorchista que, bajo el logotipo del PRI, gobierna en Ixtapaluca desde hace una década.

Armando Corona es el candidato de la coalición sin mérito en las luchas de MORENA. Damaris tiene biografía política en la izquierda, pero no el padrinazgo de quien fue su competidor, solo es militante destacada de su partido.

Ante la impugnación de Damaris, MORENA debe entregarle, por mandato del Tribunal electoral, no solo los resultados de la famosa encuesta sino el nombre de los participantes en la misma. Además, le deben explicar cómo, cuándo y por qué se modificó el convenio de coalición.

MORENA podrá responder que la convocatoria le faculta para hacer esos cambios si así conviene a los interese del partido (que no de la militancia).

Una cosa es clara, en proceso interno de MORENA para seleccionar a sus candidatos ha sido opaco, mal conducido y ha lesionado y humillado a la militancia.

La Letrina. En este proceso legal, Damaris puede ganar la reposición del proceso, pero puede perder la oportunidad de ser postulada. Armando Corona puede ser ratificado como candidato o retirado de la contienda. Hay dos triunfadores en esta disputa, uno es el Movimiento Antorchista-PRI, con quien MORENA pelea el triunfo de junio. El que más gana es el senador Higinio Martínez quien queda bien con los grupos que regentea dentro de MORENA y con los Antorchistas, con quienes pacta la entrega de Ixtapaluca a cambio de que los priistas no le quiten Texcoco.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @Fercoca

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.