Opinión

Día Internacional del Cava

Celebrar en su día al Cava nos da la oportunidad de conocer un poco más de un vino que a veces lo perdemos de vista en nuestra vida cotidiana y que vale la pena traer a colación.
jueves, 22 de abril de 2021 · 15:34

Así como cada celebración, fiesta nacional, festejo y hasta los santos tienen su día especial durante el año, también algunas de las uvas y los vinos más famosos tienen su día en el calendario. Recientemente correspondió a la uva Malbec su festejo hace apenas unos días, pero ahora toca al vino Cava, esa bebida espumosa que se produce en España. El “International Cava Day”, en inglés (Día Internacional del Cava) se festeja justamente el 23 de abril. En mi caso particular esta fecha evoca el festejo a San Jorge, pues siendo yo originario del estado de Durango, recuerdo que cuando era niño, mi abuela nos llevaba a la Catedral para pedirle a este santo que nos protegiera de las picaduras de los alacranes (como todos sabemos, Durango se autodenomina la “tierra de los alacranes” … ¡vaya fama!).

Pero más allá de platicar de las historias de mi niñez (y además que quizá solamente sean conocidas en mi ciudad natal), el día de hoy quiero comentar sobre este festejo del vino Cava. Si bien las celebraciones por las uvas y los vinos no son tan conocidas como otras fiestas, por obvias razones, hay muchos motivos para que platiquemos de este estilo de vino espumoso proveniente de la “Madre Patria”.

En primer lugar, recordemos que dos de los métodos más famosos y conocidos de producción de vino espumoso es el método tradicional (como el que se lleva a cabo en Champagne, Francia) y el método Charmat o utilizando un tanque, que se emplea primordialmente en Italia para el vino espumoso conocido como “Prosecco”. En tanto el primero lleva a cabo la segunda fermentación en cada botella individualmente (y ello genera las burbujas tan codiciadas en el vino), el segundo se hace en un tanque y posteriormente se embotella.

En este caso, el vino Cava utiliza el método tradicional, es decir cada botella de forma individual llevará a cabo la segunda fermentación del vino, convirtiéndolo así en vino espumoso. Pues bien, el vino Cava, originario específicamente de la región de Cataluña (Penedés) utiliza las uvas Xarel-lo, Parellada y Macabeo (principalmente) para su producción, y el resultado final es un vino similar en aromas y sabores al Champagne de Francia (derivado del método de producción) pero con el tono característico de los varietales, el clima y el suelo catalán. De igual forma otros factores importantes que lo hacen atractivo es el precio de cada botella y, por supuesto, la forma en que se puede combinar o maridar con ciertos alimentos, especialmente aquellos típicos del país de origen.

Celebrar en su día al Cava nos da la oportunidad de conocer un poco más de un vino que, si bien no es extraño, a veces lo perdemos de vista en nuestra vida cotidiana y que vale la pena traer a colación. Finalmente, esa es la idea con cada día en que aprovechamos para celebrar, para recordar, para inmortalizar algo. Así como nos encomendamos a un santo, nos tomamos un día de asueto por alguna fiesta nacional para reconocer su importancia o bien, celebramos un cumpleaños, tener días en particular designados para los vinos y las uvas, más que otra cosa, nos da un pretexto para conocer un poco más de los detalles que lo rodean, pero sobretodo, para disfrutarlo: nos obliga a detenernos a pensar un poco en el momento presente (y de eso se trata la vida precisamente).

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @fedeling

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.