Opinión

Alejandro Benjamín, un corredor incansable; literal, incansable

Si ser incansable de piernas para Benja es un don; ser talentoso, dedicado y disciplinado también.
domingo, 18 de abril de 2021 · 21:52

Pisando Fuerte
El corredor recreativo y su mundo

Todos tenemos un don… ¿será?; no lo sé, pero Benjamín sí lo tiene; es un corredor incansable.

Alejandro Benjamín Rodríguez (Benja para los amigos) fue literalmente descubierto por un entrenador de atletismo en el gimnasio de su Alma Mater, la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), cuando con 18 años cursaba el segundo semestre de la carrera. Entrenaba todos los días en las caminadoras donde notaba que entraba y salía gente “y yo seguía trotando sin cansancio”, para ese momento Benja ya se daba cuenta que tenía un talento para la resistencia de distancias largas y una necesidad latente por avanzar en el pavimento “para mí correr siempre ha representado un momento para pensar, de estar conmigo mismo y de meditar… sobre todo en las distancias largas, después de pasar los 5 kilómetros, el cansancio y desgaste físico se olvida, mi cuerpo se va, mi mente se desconecta”.

Por eso, un día el coach de atletismo, Pedro Tani, de la universidad se le acercó y le dijo: “veo que vienes y corres y corres… ¿qué, no te cansas?”. Este entrenador lo invitó a una carrera y lo retó, le dijo: “este domingo hay una carrera universitaria de 10K; inscríbete, y si ganas puedes entrenar conmigo y el equipo representativo de la universidad”. Benja nos narra que se puso la playera y corrió ese día para quedar en primer lugar con un crono de 41:32 minutos; así, sin más, en su primera carrera y sin nada de preparación especial.

El siguiente paso del coach fue tentar a Benja en donde nos cala a todos: Una beca deportiva y, el pase para ingresar al equipo oficial de atletismo “y competir profesionalmente a nivel universitario”, reto que aceptó Benja.

“Yo no sabía nada de carreras, era totalmente ingenuo, no sabía ni cuánto media la pista de atletismo, ni de planes de carreras o las diferentes distancias… era un principiante en esto de correr”, después de meses de entrenamiento clasificaría por su pase al equipo representativo en la prueba de 10K con un tiempo de 38:22 en su segunda competencia nacional en Querétaro. Nos narra que para él esto representó un gran logro y junto con eso vino una serie de descalificativos, los que le tenía sin cuidado, ¿cómo un novato puede llegar al equipo sin años de preparación? ¿por qué había llegado tan rápido? Se preguntaban algunos, y Benja respondía con kilómetros y kilómetros.

Durante su periodo de atleta, nos narra una de sus tantas anécdotas que lo dibuja por completo; su primer (y espontaneo) Maratón. Estaba por realizarse el Maratón de Puebla, que incluía distancias de 10K, 21.1K y 42.2K, los universitarios estarían de voluntarios para dar agua y porras a los participantes; sin embargo, el coach le dijo: “tú no Benjamín, te vas a correr la de 10K para que no dejes de foguearte”, así lo hizo Benja.

Corrió los 10K, terminó y tras recoger la medalla sin pensarlo mucho dijo: “pues voy por el medio maratón”, lo acabó y ya, literal, encarrerado corrió el resto, hoy nos comparte con orgullo lo que llama la curiosidad de tener las medallas de las tres distancias de esa carrera sin planeación previa para dicha competencia… ese es Benja, el que no se cansa.

Si ser incansable de piernas para Benja es un don; ser talentoso, dedicado y disciplinado también. Durante dos años seguidos fue el mejor promedio académico de la totalidad de los atletas becados de la UDLAP; así, nada lo frenaba para pensar en correr a otro nivel; no lo hizo, hoy Benja cursa un MBA y tiene planes para su futuro profesional, ya que nunca estuvo en su consideración vivir ni depender para siempre de sus piernas.

Como corredor recreativo, sin los entrenos de 4 o 6 horas de la universidad, Benja sigue corriendo, quedó 3er lugar de una carrera de Liverpool de 10K, y antes de irse de encierro por el COVID corrió los 15K de Star Wars para otro 3er lugar; ya suma 7 maratones en sus piernas y miles de kilómetros más los que se acumulen.

Ahora, con la pandemia “solo salgo a correr una vez a la semana, corro mis 21.1K en 1:30 horas y durante la semana hago ejercicios en casa, ya sea de fuerza o de cardio”; así, cada fin de semana corre medio maratón en Chapultepec, porque Benja nos dice que seguirá corriendo, ahora ya no por la beca, no por hacer pódium sino porque “el corredor nunca está conforme con sus resultados, siempre quiere más” y se dice a sí mismo: ¿Acaso mi última carrera fue lo mejor que tengo? ¿Ese será mi mejor tiempo para siempre? ¿A partir de ahí iré de bajada? ¿Este fue mi punto más alto de mi carrera?

“Creo que todo corredor piensa así: mi mejor versión está más adelante, mi mejor versión no ha llegado, estoy orgulloso de mis resultados; pero aún falta mucho por delante, le estoy ganando al Benjamín del pasado y seguiré entrenando a éste del presente. Como corredores de fondo creo que nos caracteriza la perseverancia”, finaliza Benja, el corredor incansable, que dejó las carreras de un nivel competitivo por un trote que le va a durar toda la vida, siempre en búsqueda de su mejor versión… la que siempre está delante de él y a la que un día alcanzará, porque es incansable.

Benjamín nos recomienda:

Para Ver: McFarland, Sin Límites. Un clásico para los corredores relata la historia de un entrenador deportivo de todo menos de atletismo, que llega a un poblado en donde descubre que los mexicanos no sólo son buenos para correr, sino únicos, una historia de estudiantes y corredores, que sí la viste vuelve a ver y si no las has visto, es una gran recomendación de Benja.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @gdlpedro

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.