Opinión

San Miguel de Allende

Estos restaurantes en San Miguel de Allende son imperdibles como este lugar, ícono del Bajío mexicano.
viernes, 5 de marzo de 2021 · 14:03

Amante del Buen Comer®

Hay lugares con magia. Hay lugares icónicos que marcan la vida de un país, de un grupo o de una persona. Hay lugares que por sus calles cuentan historias, en sus monumentos nos recuerdan momentos únicos y que en su esencia destilan encanto. En México, tenemos la dicha de contar con tantos lugares así que, al estar en uno de ellos, su esplendor nos llena inmediatamente los ojos, el corazón y nos eriza piel.

Así es San Miguel de Allende. Con sus angostas calles, sus grandes casonas y sus iglesias majestuosas, San Miguel nos llevan al México colonial donde nuestra historia como país comienza a tomar forma. San Miguel, el lugar donde confluyeron aquellos jóvenes deseosos de cambio que fueron pieza clave del movimiento independentista, Ignacio Allende y los hermanos Aldama. San Miguel, donde podemos recordar nuestros orígenes novohispanos, a la vez de deleitarnos con nuestra mexicanidad.

San Miguel de Allende, ícono del Bajío mexicano, hoy es nicho de cultura, tradición y gastronomía, donde el sincretismo entre nacionales y extranjeros genera una nueva energía que impregna su atmósfera y que enamora a quienes lo visitan. El quinto aniversario de Amante del Buen Comer® fue el pretexto perfecto para un escape de fin de semana a esta hermosa y deliciosa ciudad.

Como buen festín, y entendiendo las medidas actuales que la pandemia nos demanda, la escapada se centró en visitar restaurantes que, atentos a las peticiones de las autoridades, nos permitieran degustar deliciosos platillos en un ambiente seguro.

Zumo 

Ubicado en el centro de la ciudad, en una hermosa terraza con una vista inigualable, Zumo ofrece una maravillosa experiencia. Desde nuestra llegada, la atención fue única, cada detalle estuvo finamente atendido y cada gesto del personal fue cálido y amable. La carta es versátil y apetecible y la cava cuenta con bastantes buenos vinos dignos de abrir.

Entre los platillos que degustamos estuvieron unos tacos de lechón confitado con col morada, cebolla y salsa de Cerveza Allende, fuertes y auténticos; un risotto con una salsa intensa de tomate y albahaca, acompañado de queso parmesano y calamares fritos, cremoso e intenso; un pork belly encacahuatado, suave, cocinado a baja temperatura, con corteza crujiente, salsa de cacahuate y puré de pera, fuerte pero amable; y un brioche tostado, esponjocito, con compota de manzana, delicioso. Todo ello acompañado de una botella de Ícaro, espectacular vino mexicano.

Sin embargo, el plato que más me cautivó fue el pulpo asado, acompañado de una deliciosa salsa de tamarindo, papas y garbanzos confitados con emulsión de aguacate, majestuosa preparación, en donde la mezcla de sus acompañantes permitió al octópodo resplandecer deliciosamente.

Aperi 

También localizado en el centro de San Miguel, un detallado patio de una vieja casona es el recinto de este delicioso lugar. Con una cocina internacional y de autor, Aperi ofrece una variedad de sabores y mezclas que deben probarse.

Entre las delicias que probamos ahí, degustamos un crudo de pescado con Foie Gras, aguacate, jamaica y salsa ponzú, fresco y delicioso; una exquisita burrata con duraznos rostizados, higos y pesto de macadamia; unos ricos canelones de cordero braseado; y un magret de pato, pistaches, chicharos y espárragos, que al unísono generaban una maravillosa mezcla.

Si bien cada plato fue una deliciosa experiencia, en los postres fue donde caí rendida. Una mandarina con crema inglesa, sorbete de maracuyá y merengue, fresco, ligero y amable seguido de unos betabeles, chocolate y frutos rojos intensos, deleitables e irreverentes, fue una experiencia dulcísima digna de repetir.

Zibu 

Ubicado dentro del Live Aqua San Miguel, Zibu abre sus puertas para deleitar espléndidamente el paladar de sus comensales. Con una cava bastante prominente y un excelente servicio, la velada en Zibu fue maravillosa.

Aquí mi primera elección fue un caldo de coco tierno con pollo, cálido y amable al paladar. A este siguió el plato que se coronaría como mi favorito del fin de semana, un exquisito pescado almendrado a la parrilla con salsa ponzu y almendras tostadas, perfecto, suave, majestuoso, donde cada bocado era una alegría al paladar. Finalmente, cerramos con un maravilloso molcajete de chocolate acompañado de una vela y el letrero de “feliz aniversario” para esta glotona del buen comer. Todo ello acompañado de un Casa Madero Gran Reserva Malvec que se alineó perfectamente a los platillos.

Tuve la oportunidad de visitar otros tantos restaurantes, sin embargo, esta terna fue mi predilecta para compartir con ustedes. Gracias queridos amantes por permitirme seguir acompañándolos en sus elecciones culinarias. Se que la pandemia apremia muchísimas precauciones y, sabiéndolas llevar a cabo y visitando los lugares que las sigan, volveremos a reactivar nuestra economía, y con ello, los sectores turismo y restaurantero que tantos placeres nos han regalado a varios.

¡Buen Provecho!

 

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @adelbuencomer

Amante del Buen Comer®

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de