Opinión

Cannabis en el arte

Ellos son los músicos, pintores, actores y filósofos que han empleado la cannabis en sus procesos creativos.
martes, 30 de marzo de 2021 · 17:36

A lo largo de la historia de la humanidad son inumerables las muestras de la vinculación que existe en el empleo de cannabis y las actividades artísticas de diversa índole. Son vastos los músicos, pintores, actores y filósofos que han empleado dicha sustancia en sus procesos creativos.

Aunque en la actualidad son mayores son los datos que demuestran el uso de cannabis como incentivo creativo, data del siglo XVI, la localización de varias pipas con restos de cannabis en la casa del célebre dramaturgo William Shakespeare y se han localizado diversos sonetos que hacen referencia al consumo por parte del maestro inglés, en el siglo XIX encontramos innumerables casos dentro del contexto artístico bohemio que imperaba en la Europa Occidental, tal es el caso de Charlies Pierre Baudelaire, ensayista, poeta, crítico de arte, y traductor francés, quien admitió en innumerables ocasiones el consumo de cannabis y durante el siglo XX el famoso escritor y poeta Henry Charles Bukowski, quien era un habitual consumidor de marihuana, dejando cuenta de ello en su obra.

En el ámbito musical la planta de la marihuana, se ha vuelto uno de los símbolos del “reggae”, género musical nacido en Jamaica en los años sesenta, que se caracteriza por guitarras rítmicas, potentes líneas de graves y una serie de ritmos sincopados y percusiones. Muchos artistas de reggae fueron rastafaris, el más famoso es quizá, hasta la actualidad, Robert Nesta Marley (1945-1981), mejor conocido como “Bob Marley”, quien con canciones como “Kaya” nos transmite ese sentimiento de bienestar y conexión espiritual que lo lleva “hasta las nubes, más allá de la lluvia”. Otros artistas representativos son: Linval Thompson, que en el año de 1979 lanzo  I love Marihuana, o Peter Tosh que hizo famosa la canción Legalize It en 1976, haciendo desde entonces un llamado para la regulación de la planta y considerado el gran himno de la legalización; su letra se traduce en la justificación central de la creación del movimiento cannabico. (“Legalizarlo, sí, sí. Esa es la mejor cosa que puedes hacer. Los médicos que fuman. Las enfermeras que fuman. Los jueces que el humo. Incluso los abogados también…Es bueno para la gripe. Es bueno para el asma. Bueno para la tuberculosis...).

Por otro lado, el cannabis y el séptimo arte tienen una historia que inicia durante la década de los años 30, cuando el gobierno estadounidense estableció la prohibición al uso de la marihuana, misma época en que tuvo lugar el nacimiento del cine moderno.

Este año marco el inicio de la aparición de la hierba, como un elemento en diversas películas que han sido parte de la historia, cuyo contenido polémico las ha llevado a ser catalogadas incluso cine de culto, y aunque en sus orígenes, la industria cinematográfica satanizo el uso de la planta mostrando personajes fumadores que irremediablemente con el uso de la marihuana llegarían a ser criminales, prostitutas y violadores, en los años 60 que Easy Rider, traducida al español como Buscando mi destino de Dennis Hopper, se convierte en la primer película pro-marihuana, pues en  medio de la sociedad de la época, el protagonista simboliza mediante el uso de la hierba, la diferencia entre su propia moral y el código establecido.

Por sus efectos, el THC en el cuerpo humano se considera relajante, estimulante o sedante, es el hecho por el cual, la mayoría de personas que consumen cannabis psicoactivo experimentan una alternación de sus percepciones y en sus procesos de pensamiento, por ende, el cannabis tiene una larga historia como complemento para la inspiración en el arte.

Son innumerables los músicos, escritores, pintores y artistas en general que han inmortalizado sus sensaciones cannábicas en el proceso creativo de su obra, una de las más grandes evidencias existe dentro de la inspiradora frase contenida en Sweet Leaf, de Black Sabbath (1971), en la que la desquiciada voz de Ozzy Osbourne agradece a esta “Dulce hoja: tú me presentaste a mi mente, mi vida estaba vacía hasta que te conocí”.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @PaolaRodc31

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.

Más de