Opinión

Cuando la actuación se vuelve pretexto, una carta al señor Trujillo

Si en verdad usted fuera un ser respetuoso de la causa feminista sabría perfectamente que aunque sea a través de un personaje usted reproduce la violencia de género.
domingo, 21 de marzo de 2021 · 19:11

Una carta al señor Trujillo:

Ya van varios días en los que usted ha estado siendo señalado, acusado por sus actos misóginos y machistas que lo caracterizan como parte de su personaje del payaso Brozo. Usted se defiende argumentando que ese personaje no lo representa como la persona que realmente es. Supongo entonces que todo el dinero que ha ganado  a causa de su personaje lo ha donado a causas nobles, o quizá tenga usted una fundación para la ayuda de los payasos que seguro ya nadie emplea.

Le pido por favor señor que en congruencia con su tan indignada defensa que hace de usted mismo, no me insulte a mí y a las muchas mujeres que ya tenemos las gafas violetas bien puestas. Escudarse tras un personaje que  claramente tiene como esencia la vulgaridad, resulta obsceno.

Se equivoca completamente al tan sólo pretender que vamos a ver en usted a un señor respetuoso de las mujeres cuando me consta porque soy amiga de una mujer que trabajó con usted, que realmente es usted un ser repugnante, y que argumentar que no es usted, sino el personaje quien comete esos actos no solo lo hace repugnante sino un verdadero cobarde.

Si en verdad usted fuera un ser respetuoso de la causa feminista sabría perfectamente que aunque sea a través de un personaje usted reproduce la violencia de género y no solo eso sino que la celebra y hace que se la celebren tratando de ser aplaudido por ello; y lo peor es que así es. Hay seres humanos que ven en sus actos repugnantes un chiste y es justo por lo que las mujeres estamos en esta lucha porque estamos hartas de que se normalice la violencia y se interprete incluso como chiste. Usted ha sido uno de los principales promotores de la ignorancia y la violencia de género resulta por lo tanto bastante sospechoso que ahora quiera aparecer como un respetuoso y digno representante del apoyo a las mujeres.

Déjese de mentiras pagadas, las mujeres no necesitamos que un machito como usted venga a validar nuestra labor. Soy una orgullosa feminista, no soy delincuente, no odio a los hombres, al contrario. Soy filósofa, escribo y enseño a jóvenes, llevo muchos años en el ámbito educativo y si le digo quién soy es para que no crea que soy alguien pagada para hacer una campaña contra usted. Su narcisismo es bárbaro al pensar que por decir la verdad sobre usted es una campaña ¿en qué mundo es usted tan importante? Porque en este país usted no es mas que un payaso y no lo digo por su personaje sino por lo que es usted como ser humano, un títere pagado para abrir la boca, un ser repugnante que por años ha reproducido una violencia que ni siquiera es capaz de entender ni ver pero que ahora como si fuese moda, se pretende teñir de violeta cuando su color real es rojo de violencia. Le pido en nombre de todas mis compañeras que nos respete y que deje de hacerse la víctima que aquí las únicas víctimas son las que han asesinado seres que como usted no saben distinguir entre violencia y chiste.

Puedes conocer más del autor en su cuenta de Twitter: @HadaCosquillas

 

Las opiniones vertidas en la sección de Opinión son responsabilidad de quien las emite y no necesariamente reflejan el punto de vista de Gluc.